Hiberna, hibernorum de Joaquin Juan Penalva

hiberna_g

Poesía de la vida en estado puro

Por Eduardo Boix.

La poesía, como mucho en la vida, tiene algo de fracaso y de ese fracaso podemos apreciar grandes obras que quedan en el imaginario colectivo. Mi generación, con todo lo que nos está tocando vivir, nos sentimos así, un poco fracasados. Vamos a la deriva y ya nos encontramos en un extraño punto sin retorno. Hay poetas que han sabido y saben plasmar esa sensación de vacío, esos momentos de pérdida de todo y que acabamos yendo a la deriva.

Hiberna, hibernorum de (Novelda, 1976) es un que nace de eso de un campamento de invierno. Surge de las cenizas de un fuego prendido tiempo atrás y de la observación de cómo se han ido apagando las brasas. Penalva es un gran observador de su cotidianidad, de ese día a día que cae como una losa y nos aplasta hasta dejarnos extenuados. Joaquin que es discípulo avanzado de Karmelo Iribarren, nos habla de cómo la vida le ha llevado a un hogar, a unos hijos, a una amada y de cómo quedaron atrás, la universidad, los sueños de adolescente, la propia vida soñada.

, editado por la colección Le chat con diseño de portada de Vanessa Díez Tarí, es un poemario valiente y sincero. Penalva nos muestra su vida a pecho descubierto sin esconderse. Joaquin Juan es un ser de costumbres, de ritos, y nos lo muestra en esta obra. Comprar el pan, montar la cuna del niño que vienen, son parte de una liturgia sagrada y el autor nos hace partícipes de ella: “Hay una ceremonia,/una liturgia cotidiana,/que inaugura mis días,/mis sueños,/mis anhelos…/A diario/me acerco/al obrador/y pido una barra/y un bombón./Es un ceremonial/que vuelve/ cada día,/pero que,/también a diario,/es distinto:/puntual y rápido/en los días normales;/demorado y tranquilo/en las vacaciones;/siempre a pie,/salvo en jornadas/intempestivas./

Hiberna hibernorum es un conjunto de treinta y cinco poemas donde está un Joaquín Juan Penalva en estado puro. Este volumen de poesía nos muestra lo que podríamos denominar como la poética de Penalva, el cine, su trabajo como profesor, las calles del pueblo donde reside, la llegada de un nuevo hijo, su mujer, el hogar (refugio de los males que acechan en el exterior). Hiberna, hibernorum podríamos definirlo como un perfecto catálogo de seres y estares, de momentos de vida, como un viejo álbum de fotos, donde vamos observando aquellos retratos ya amarillentos por el tiempo.

Be Sociable, Share!


One Response to “Hiberna, hibernorum de Joaquin Juan Penalva”

  1. Juan C. Lozano dice:

    Hola Eduardo:
    No tengo el libro de Joaquín pero tu reseña me ha parecido magnífica y me están entrando unas ganas enormes de leerlo con la debida atención y sosiego, que es el único modo de descubrir toda la riqueza y hondura que encierra un poemario. El principal escollo de los libros (de los de poesía en particular) publicados por una editorial pequeña (en este caso, casi una aventura poética) sigue siendo, pese a la universalidad que ofrece internet, su distribución física.
    Un saludo.
    Juan C. Lozano.

Deja un comentario

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline