Llega el verano con Disco Las Palmeras

disco_laspalmeras_g

, nuevo trabajo de

Por Sandro Maciá.

¿Es tu vida un cúmulo de contrastes? ¿Estás harto o harta de sentir que tu existencia tienes más subidas y bajadas que una montaña rusa? ¿Te sientes más bipolar que los guionistas de Gandía Shore? Si es así, querido lector, tengo la solución a todos tus problemas.

Ahora, sin despegarte de la pantalla, sin moverte del sillón -¡eh, quieto! ¿Qué haces sacando la cartera?- y sin coste alguno vas a saber cuál puede ser el remedio a esta injusta marea de dicotomías personales. Porque, desde este momento, serás conocedor de que tus males se disiparán con ¡Disco Las Palmeras!

Y qué ancho me he quedado. Pero sí, Disco Las Palmeras, la banda que nos sorprendió con su Nihil Obstat (Matapadre, 2011), pese a tener nombre de garito de los años 80, tiene la calve para disipar toda contrariedad que se precie, pues seguirles a ellos requiere de un ejercicio tan sencillo como radical: o los amas, o los odias.

Energía, frenesí y un ímpetu que envuelve al oyente en un túnel hacia el centro de los sonidos enroscados son sus señas de identidad, unas señas que vuelven a estar presentes su nuevo disco, Ultra (Matapadre, 2013), en cuya promoción se encuentran inmersos en la actualidad y que, aun teniendo una tracklist que no pierde fuelle en cuanto al ritmo ni la filosofía estético-artística de la formación –atención a los títulos de sus canciones, tan cortantes y directos como el propio título del álbum-, ha generado opiniones de todo tipo.

Que su consagración en el ruidosamente atmosférico y guitarrero –con mucho cariño, sea dicho- al que nos tienen acostumbrados grupos como Triángulo de Amor Bizarro o Hola a todo el mundo (HATEM) es una realidad no puedo negarlo, ni yo ni nadie. A lo hecho, pecho, como suele decirse. Ahora, que la sorpresa que más de uno pensaba que iba a llevarse al ver en Ultra un salto cualitativo se ha quedado en nada y no ha sido tan mayúscula como creíamos también es cierto.

Nada que objetar respecto a los ritmos y la originalidad de Absenta o Algo mal (por citar un par de estos tiros sonoros y certeros) sino todo lo contrario: mantienen bien alto el espíritu que ya invocaron como banda en su anterior trabajo (sea a nivel estructural o de producción).  Además, es por esto que tienen a su favor que la continuidad, en su caso, les lleva a la consagración y al estatus que merecen. Pero, como pasa con todo lo que nos gusta, siempre te queda la espinita de tender a comparar tomando como referente la perfección absoluta.

Perfectos o no, así son ellos. Y así los queremos. ¡Qué suene bien fuerte, qué suene Disco Las Palmeras!

 

 

 

Be Sociable, Share!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline