Linda Guilala: reverberante Xeristar

guilala_g

Nuevo trabajo de

Por Sandro Maciá.

Agárrese quien pueda a lo que más a mano tenga. Una silla, una mesa, el sofá sobre el que repose o el marco de una puerta. Lo mismo es. Que se coja a lo que menos trabajo le cueste y a lo que mejor le permita asirse porque, amigos, va a ser imposible reprimir la inercia de querer ponernos de pie y dejarnos llevar por lo que ahora nos traen los que, según dicen, pueden considerarse orgullosos continuadores de la energía y concepto de los extintos Juniper Moon: Linda Guilala.

El dúo que sorprendió al mundo con su –bien envejecido- Bucles Infinitos (Elefant, 2009), presenta en estos días  Xeristar, un nuevo trabajo compuesto por 6 temas tan deliciosamente atroces como las inmensas ganas de estos jóvenes de seguir luchando por hacer extensiva su impronta a obras de, incluso, otros compañeros del gremio a los que han producido diversos proyectos desde sus estudios Kaiju, como Axolotes Mexicanos, When Nalda Became Punk o Los Bonsáis; producciones que, por si fuera poco, han podido combinar con el acompañamiento a Marco Maril como banda de directo de Apenino.

 

Desde Chicas guapas (que van a trabajar en moto) hasta Sábados de tormenta -pasando por Lo siento mucho, Verano, No me veis y Haciendo daño-, cada corte del disco nos lleva a sentirnos inmersos en una espiral intensa y eléctrica que no se acota más que por las barreras creadas por el “nuevo fichaje” de la banda (Bruno Mosquera), con sus muros sonoros elaborados a base de contundentes guitarras que, a su vez, abren paso a reverberantes voces y con una marcada percusión.

Así, no es extraño que salte al aire la lógica comparación con grupos como Los Planetas o My Bloody Valentine. Pero, puestos a hacer de la justicia una virtud, lo que convierte a Linda Guilala en una adicción es su capacidad de no aburrir con temas de golpe y azote -Chicas guapas (Que Van A Trabajar En Moto)-, de no perder su chispa aún con canciones de melancólica dulzura –Lo siento mucho- y de no saturar con grandes cantidades de ruido que divagan entre el pop y el rock –atención a No me veis-.

Comparaciones a un lado, lo indudable es que poco más puede añadirse a tal inyección de adrenalina. Por eso, a la espera de poder disfrutar de sus directos, nos conformaremos con agradecer que hayan optado por editar el trabajo en un bonito formato de Mini Lp 10” en vinilo transparente y en edición numerada de 500 copias. Todo un detalle.

¿Más razones? No son necesarias.

 

Be Sociable, Share!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline