ARCOmadrid 2015, ¡qué viva el arte!

arco2015_g

34 edición de ARCOmadrid

Por Sandro Maciá

Como si de un recién nacido se tratase. Así es como uno ha de acudir al evento del por excelencia en nuestro país, ARCOmadrid, la feria internacional de contemporáneo que cada año acoge, por estas fechas, la Institución Ferial de Madrid (IFEMA).

Y no, no me refiero a nivel estético, pues hoy en día y con el tirón que está teniendo el “efecto barba”, difícil lo tendrían muchos para guardar cualquier similitud con la suave y pelona cara de un bebé. Más bien, mi retrospectiva comparación viene de la necesidad de ir a esta cita con lo más puntero de la escultura, las instalaciones, la pintura y demás expresiones artísticas, con una mentalidad abierta, con una predisposición a eliminar todo condicionante y a aprender del disfrute de la experiencia de absorber sensaciones, conceptos y, cómo no, talento, mucho talento.

De hecho, este año, en su 34ª edición y con Colombia como país invitado, dicho talento ha estado repartido en 212 galerías participantes, en 212 espacios configurados como un compendio de propuestas mediante las que adentrarse en el mundo del coleccionismo, desde diferentes perspectivas y ámbitos, y a través de las que dar rienda suelta a la felicidad de respirar y metabolizar arte a cada paso.

De ellas, sería injusto no destacar la originalidad de algunas que formaron parte del Programa General, como: Tim Van Laere, Del Infinito Arte, Carlos Carvalho, Kewenig, Pelaires  -magnífico y llamativo el artista Albert Pinya-, Forsblom, Bitforms Gallery –hipnotizante juego de color, imagen y píxel-, Mario Sequeira –y sus joviales esculturas-, Dan Galería, Marlborough –clásico siempre nuevo-, Maior –con un atrayente Luís Gordillo-, La Caja Negra –y su John Baldessan-, José de la Fuente, El Museo y Pepe Cobo.

Sin embargo, tampoco diría mucho a favor de un servidor, obviar los aportes de explosivos colores y variopintas texturas de ArcoColombia, -imposible no prendarse de las obras de Jaime Tarazona en la galería Nueve Ochenta-, la fuerza de algunos –Factoría del Arte Santa Rosa, Diablorosso, T20, Mirta de Mare y Yael Rosemblut (con sus eróticos paisajes)- y –con García Galería, Ani Molnár y L21 como buenos ejemplos-.

Interesante, ¿no? Sí, y mucho, pues ARCOmadrid ha vuelto a poner de manifiesto, con la celebración artística y social que supone en sí misma, que este tipo de muestras ayudan a mantener vivo un sector que aparentemente no terminaba de afianzar su recuperación pero que, conociendo los datos dados a conocer al cierre de la última jornada del evento, rejuvenece y se dinamiza.

Prueba de ello son los más de  100.000 asistentes registrados, los 27.280 coleccionistas y profesionales de todo el mundo que pasaron por la feria y el hecho de que todo esto se haya “materializado en un dinamismo de las ventas, especialmente durante sus dos primeras jornadas profesionales, a las que han sido invitados 300 coleccionistas de 33 países además de contar con la presencia de numerosa coleccionistas españoles”, según los datos de la propia organización.

Be Sociable, Share!


Deja un comentario

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline