Comprender nuestra mente de Thich Nhat Hanh

Sembrar muchas semillas de para librarnos del sufrimiento.

Por Elena Ayala.

Comprender nuestra mente es un texto exquisito que nos ayuda a transformar la insatisfacción y el sufrimiento humano en amor, compasión y bondad. Un libro para el buen vivir. Un profundo análisis de la humana desde la perspectiva budista.

El maestro budista Thich Nhat Hanh nos viene a explicar que la mente está integrada por ocho partes u ocho conciencias. Cinco conciencias que hacen referencia a los cinco sentidos (ojo, vista, tacto, olfato, oído), la sexta conciencia que es la conciencia mental, la séptima conciencia denominada manas y la octava que se denomina depósito de conciencia. Estas conciencias tienen una serie de características propias pero funcionan de manera interdependiente entre ellas. Al igual que cada una posee una función o funciones especificas.

Adentrándonos en la comprensión de la mente, el maestro nos describe la mente como un campo donde nosotros sembramos semillas; “cada día, nuestros pensamientos, palabras y actos siembran nuevas semillas en el campo de nuestra conciencia, y lo que estas semillas generen constituirá la esencia de nuestras vidas” (palabras del maestro). Hay gran variedad de semillas unas beneficiosas y otras no tanto. Unas son propias de nuestro caminar por la vida, de la escuela, de la sociedad,…todas conforman nuestra peculiar manera de percibir la realidad.

Las semillas se quedan almacenadas en la octava conciencia, depósito de conciencia, nunca se pierden y se quedan ahí a “esperas” de ser utilizadas. Podríamos decir que la octava conciencia es como el subconsciente en la psicología occidental, es donde se almacenan todas las memorias de nuestra vida; todas nuestras ideas o formaciones mentales son todas memorias que salen de nuestras semillas. Lo importante es que sembremos muchas semillas de felicidad para preservarnos del sufrimiento humano que en determinados momentos nos acechara en la vida. Todos estamos expuestos a sufrir en algún momento. Por eso es necesario saber transformar las semillas de odio, rabia, samsara,…en semillas de nirvana, felicidad,… ya que la calidad de vida dependerá del tipo de que tengamos en la mente.

Para poder llevar a cabo el proceso de transformación, el ser humano tiene que trascender a “manas”. Y, ¿Qué es manas?, es una entidad mental o conducto energético que interfiere al depósito de conciencia. Manas es de origen oscuro, y entorpece nuestra percepción de la realidad. Discrimina y se aferra a un parte del depósito de conciencia, es como un niño que se aferra a las faldas de su madre y la deja caminar. Pues manas es eso. Un niño apegado, una energía que nos limita y nos hace ver de manera errónea la realidad. Para ello tenemos que estar atentos al tipo de fruto que puede salir de las semillas que hemos sembrado, para que aunque sea algo no beneficioso para nosotros, podamos trascenderlo y ponerle conciencia.

El depósito de conciencia es la base de todas las conciencias restantes. Es de origen indeterminado. En el depósito de conciencia esta contenido todo el cosmos ya que nosotros somos parte de este cosmos. Todo esta interrelacionado. La flor no puede nacer sin tierra, sin agua, sin luz. Es flor gracias a todo lo demás. Como nosotros somos gracias al todo. En el todo está la parte y en la parte está el todo.

Para trascender el sufrimiento el maestro nos indica practicar la plena de conciencia. Ya que todos tenemos la capacidad de ser plenamente conscientes y vivir en profundidad cada momento de la vida.

Thich Nhat Hanh es una maestro budista, poeta, escritor y conocido activista por la paz y los derechos humanos. Vive en Francia en la comunidad Plum Village.

Be Sociable, Share!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline