Cariño y su amoroso trío de singles

, fresh pop previo al debut

Por Sandro Maciá

OMG! ¿Conocen la canción de Joe Crepúsculo, aquella que decía: “inténtalo, apaga este motor en movimiento”? Pues poco menos que así, como el vivo retrato de ese verso, me encuentro yo desde que vivo enganchado a un trío de ases que no sólo suscitan en cualquier oyente el deseo de que el intento de apagado nunca se produzca, sino que alientan a querer mantener el “on” en todo lo alto por los siglos de los siglos.

On fire, que dirían algunos. On top, que proclamarían otros… Como quieran, incluso aceptamos el hecho de referirnos a nuestro júbilo con la tardía y quemada expresión de estar más contento que unas maracas. Lo mismo da, amigos, califiquen mi alegría como gusten porque, sea cual sea el adjetivo que resuma mi estado, sólo uno es el motivo de su arraigo: el descubrimiento de Cariño, una banda formada por Paola Rivero (guitarra), Alicia Ros (bajo y voz) y María Talaverano (teclados y voz) que, al amparo de los compañeros de Elefant Records, aterrizan en el panorama nacional de nuestro fresh pop con tres singles muy directos y una promesa más que contundente, la de ofrecernos en breve su primer Ep.

Respecto a lo segundo, poco queda, más que la espera. Pero, ¿y qué me dicen de lo primero? Nada. Callen y dejen que sea yo el que les cuente que si de sus singles hablamos no se debe a la gratuidad de la simple y llana alabanza, sino al valor que tienen en sí como chutes de energía popera y como descargas de chiclosas –que no empalagosas- ideas y sonidos. Siendo claros, como resultado de una buena combinación entre versos cotidianamente originales, reverberaciones electrónicas y estructuras que distribuyen, de principio a fin y con orden y acierto, unos compases elaborados a partir de voces claras y ritmos reconocibles y fácilmente digeribles.

Una combinación que tiene como resultado un mix entre el moderneo estilístico y la tradición costumbrista, como ocurre en El momento adecuado, una preciosa crítica a la oportunidad perdida por los puñeteros tiempos que comienza aclarando que “Si hubiera empezado / En el momento adecuado / No estaríamos así” para ir declarando las más originales intenciones con palabras como “Y si ahora te arrepientes / Cómprate un par de loros / Aunque sólo te mereces / Que te intoxique un pez globo”-; en Canción pop de amor, cuya irrefutable presentación de dulces principios con frases como “Voy a escribirte una canción / Por cada vez que te he echado de menos / Voy a llenar tu disco duro / De canciones con ‘te quieros’” pasa a advertir que “Voy a pedirte que te cases conmigo / Aunque quizá digas que no” y que “Como digas que no / Si dices que no / Será tu peor error”; o en el reciente cover de C. Tangana y su Llorando en la limo, donde a raíz de una reflexión tan interesante como que “hay mucho debate entre el pop, el trap y el límite entre ambos” Paola, Alicia y María deciden tender un puente entre los sonidos urbanos y el tema en cuestión, cuya letra se ha adaptado para la ocasión con matices y referencias a, como ellas dicen “llantos de bajona, pero no en limos, sino en casa de colegas y, en todo caso, en vespinos”.

Be Sociable, Share!


Los comentarios están cerrados.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline