Conversaciones entre amigos de Sally Rooney

nos habla de lo difíciles que son las relaciones

Por Vanessa Díez

Llegué y todo estaba como lo habíamos dejado hace unos días. La sartén seguía sobre la cocina y los trozos de conejo dentro. Los gusanos se habían apoderado de aquel sagrado botín, el olor ya era considerable. El tomate para hacer el sofrito seguía en el plato. El tiempo se había detenido. Todo seguía como en aquel momento. Nada se había movido.

Los trozos de cristal seguían en el suelo. La estructura de la mesa se mostraba como testigo de aquel golpe atronador que había roto el grueso cristal. Todo había caído al suelo. La mesa había sido víctima de la impotencia de un hijo al ver que su padre seguía con el .

Esa mañana habían estado en la oncóloga y ella al entrar por la puerta le había dicho «si usted sigue bebiendo morirá». Antes del medio día habíamos llegado ambos al piso para hacer una paella, él no nos esperaba. Su hijo estaba cocinando el conejo cuando lo vio llegar. Dos bolsas con la compra llevaba, una con un melón y la otra con una botella de ron. «Si esta mañana hemos estado en el hospital» bramó su hijo y un fuerte golpe sonó. Cuando llegué ya no quedaba mesa en aquella cocina, en los ojos de su hijo sólo quedaba ira e impotencia, «coge las cosas nena y vámonos al campo». Escaleras abajo corría un niño víctima del desamor de su padre, el cual tan sólo salió de la cocina para llegar taciturno al sofá para seguir viendo la televisión.

En Conversaciones entre amigos Sally Rooney nos habla de relaciones entre hombre y mujer como de relaciones entre mujer y mujer, no hay demasiados cambios en el funcionamiento de las mismas tan sólo somos personas. De la misma forma sencilla nos habla de sexo, de enfermedad, de adicciones, de dolor, de cuándo hacemos daño sin proponérnoslo. Partimos de Frances y Bobbi dos universitarias que recitan ante el público, así las conocen Nick y Melissa, un matrimonio de un actor y una periodista, ya nada volverá a ser lo mismo entre ellos. Los pasados cimientos serán removidos ante la posibilidad de ver producirse ante ellos nuevas experiencias vividas con otras personas ¿volver a sentir por lo que creías muerto?

Frances es un personaje enigmático. La poeta, es aquella mujer que escribe, que se aleja de los demás ya que en su tiempo de soledad se protege de los demás. En apariencia fría, algo que le reprochan en varias ocasiones los demás personajes, pero es tan sólo una máscara para no mostrar su sufrimiento. Le cuesta hablar de sentimientos, digerirlos y mostrarlos no es sencillo. Le es más fácil fingir que no existen para herir al otro cada vez que su sangre corre por el piso. A destacar que se habla de que este personaje está enferma y lo que tiene es «endometriosis». Hace poco leí el ensayo «Esta es mi sangre» de Élise Thiébaut donde se habla de este tema, pero hasta ahora no había encontrado una novela en la que un personaje desarrollase sus síntomas, en la que fuera testigo de sus visitas al hospital y de su ecografía. Al ser una mujer que siempre ha ocultado sus sentimientos hará lo mismo con la enfermedad para que otros no le tengan lástima, siendo incluso sus amantes desconocedores de ello. El divorcio de sus padres, el de su padre, la ruptura con Bobbi y ahora su enfermedad. No era sencillo para ella digerir la realidad y se hacía daño.

Conversaciones entre amigos es la primera novela de Sally Rooney, ganadora del premio Escritora joven del Año 2017 de The Sunday Times. Rooney además fue elegida como uno de los talentos más prometedores por The Observer (The Guardian) ese mismo año.

Be Sociable, Share!


Los comentarios están cerrados.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline