La vigilante del Louvre de Lara Siscar

El Origen del Mundo es el gran protagonista

Por Gemma Juan

Tres mujeres, tres historias, tres destinos y objetivos muy diferentes. ¿Qué sucede cuando la vida no te ofrece lo que esperabas?, ¿es posible dejar de soñar con alcanzar la felicidad?
Diana, Isabelle y Claudette tienen vidas muy diferentes, pero las une un cuadro: “El Origen del Mundo” de Gustave Courbet, sin ninguna duda, el gran protagonista de la novela. La forma en que afecta a las tres mujeres sirve para contar su historia y la de la modelo que posó en su día para la obra. Una obra misteriosa, llena de escándalo y polémica, pero la autora, al final de la novela, aclara qué hechos son reales y cuáles no.
La periodista se estrena con la novela “” en la cual se da voz en primera persona a cada una de las tres mujeres que la protagonizan señalando al comienzco de cada breve capítulo cuál de ellas es quien toma la palabra, como una especie de diario.
Al principio puede ser un poco confuso ubicar quién es quién debido a que las tres se expresan de forma similar, pero en cuanto comienzan a desarrollarse sus vivencias y problemas resulta más sencillo diferenciarlas. Todas tienes una vida incompleta en la que no son 100% felices. Por ello, deberán tomar decisiones si quieren seguir avanzando en la vida. Una auténtica revolución silenciosa que a mí, personalmente, se me ha quedado corta. He terminado la novela con ganas de más, me he quedado a mitad.
Si bien es cierto que la autora ha sabido captar la atención del lector, ya que la pregunta que te vas formulando mientras avanzas en la historia es… ¿qué relación tienen con el cuadro?, ¿qué relación las une a ellas?
Es una novela bien escrita, sencilla, elegante, misteriosa y con una gran reflexión sobre el arte. Por una parte hay una ligera crítica al principio de la historia cuando Diana habla de su percepción del museo y de las obras que prefieren ver siempre los visitantes. Según afirma Diana, vigilante del Louvre, muchos turistas no saben apreciar el arte y tan solo se preocupan de sacarse una foto con la obra de turno. Y por otra parte, hace hincapié en la influencia que puede tener un cuadro sobre las
personas, ya que Diana se descubre a sí misma a partir de descubrir “El Origen del Mundo”. Una obra que le trastoca la vida, la manera de pensar, de ver las cosas y de actuar, porque al final El Origen del Mundo es el resurgir de una nueva Diana. Pero, ¿Isabelle y Claudette qué relación tienen con este cuadro?
Descúbrelo tú misma. Si te apasiona el arte, devorarás esta corta novela de una gran periodista, Lara Siscar.

Be Sociable, Share!


Los comentarios están cerrados.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline