LOVERS, veloz EP de ELYELLA

, de los platos al

Por Sandro Maciá

Ni Bla Bla Car, ni Uber, ni Cabify, ni taxi… Dejémonos de historias. Viajar en coche es un engorro. Un aburridísimo engorro que se convierte casi en acto de fe según el trayecto. Un asqueroso trámite que roza la agonía del penitente, es decir, de ese joven que ansía llegar a la otra punta del país, con la ilusión de vivir una experiencia festivalera –o “estivalera”, sin más- y que ya a la quinta ciudad vista por la ventanilla empieza a ser consciente de que no hay mejor forma de marearse, de que la compañía puede ser desde una salvación hasta una tortura y de que el calor humano –a veces peor que el animal-, por mucho que uno evite apaciguarlo con ese aire acondicionado que sólo parece querer centrarse en tu garganta para joderte el resto del viaje, no termina de impedir que la piel de su trasero se funda con el áspero tejido del asiento, paso previo al escozor y a la acumulación de más calorías en su entrepierna que un reactor nuclear.

Que sí, que por suerte ahora ya no tardamos un día y medio en llegar de Madrid a Sevilla. Vale. Y que ahora tampoco tenemos tan limitadas las oportunidades de parar por el camino con la imperiosa necesidad de vaciar la vejiga y evitar que esta reviente, dejando un bonito cadáver –sudado, eso sí-, y un reguero de pis en las alfombrillas. Bien. Pero esto de las cuatro ruedas sigue siendo un tristísimo ritual.

Sin embargo, que no cunda el pánico, amigos. Porque como el aquí sentado ya sabe que la opción de la carretera es la única viable al haber gastado todos vuestros ahorros en lo que viene siendo el mejor de los techos bajo el que dormir –sea de tela o de obra- y en el correspondiente repertorio de sustancias “vitaminantes y vitaminadas” para mantener el ritmo, os traigo la solución al tortuoso trayecto allende el asfalto y las kilométricas líneas del arcén. Un remedio que llega gracias a ELYELLA: Lovers (Vanana Records, 2018), un EP os hará querer recorrer distancias más largas que las colas que se forman en los baños del FIB.

Como buenos salvadores -¿cuántas noches nos han arreglado este dúo de djs y cuántos festivales han rematado brutalmente bien, ya con el sol sobre nuestras cabezas, por no querer irnos a casa hasta que tocaran el último loop?-, esta pareja nos tiende la mano ahora en la ardua tarea de compartir automóvil, ya que, aún sin ser conscientes de ello, su apuesta musical va a ser para la mayoría de mortales motorizados el elemento perfecto para hacer de un viaje un viajazo.

Compuesto por cuatro cortes de vibrantes latidos, como el corazón que siempre representa la imagen del dúo, LOVERS nos sumerge en la impactante experiencia de surcar los sonidos que dan forma a Magic, This is now y Get Away, tres temas ya de por sí bailables tras pasar por las manos de estos genios y que anteceden a la guinda del proyecto: el featuring de Viva Suecia en el hitazo de Todo lo que importa, ya conocido por todos.

Pero no sólo eso, sino que tal ha sido el éxito de este proyecto, que LOVERS cuenta con un segundo capítulo, una nueva oportunidad de ampliar esta plausible manera de comernos kilómetros al volante, una magistral compilación que consta de una serie de remixes “cargados de sonidos tan diferentes como los colores que aparecen en el corazón de la portada digital” –literalmente- y tan propios como lo son los productores que les han dado vida, como es el caso de Amatria –en su excitante Todo lo que importa-, David Kano –grooveando en Magic-, Glas –refrescando su This is now-, Nation -presentes en la versión que hace la banda de Todo lo que importa y en This is now, producida por uno de sus componentes, Leeon-, Wise Men Proyect –rockeando en Get away- e Inmir –electrificando con elegancia This is now-.

Una apuesta segura que nos hará volver a tener fe en las cuatro ruedas, pues si la música amansa a las fieras, ¡que estos remixes nos acorten las distancias!

Be Sociable, Share!


Los comentarios están cerrados.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline