El noviembre de Kate de Mónica Gutiérrez

Por esos momentos en que no somos capaces de avanzar

Por Luz Granero

La vida es sencilla en todos sus ámbitos pero nosotros la complicamos. Nos pasamos la mayor parte de nuestra existencia buscando la felicidad así como atesorando el materialismo. La vida es mucho más, pues la plenitud en la vida radica en los siguientes aspectos: valorar todo cuanto tenemos, vivir como si fuera el último día de nuestra existencia, encontrar en cada experiencia, por dura que sea el lado positivo y volar hacia nuevas experiencias, dar a cada situación la importancia justa, disfrutar de los pequeños placeres de la vida y ser feliz en cada instante que vives.

En vísperas de una tormenta de nieve, un viernes tras la barra de galeón pirata de un bar escondido, un barman recién llegado del Loira espera la llegada de Kate, la chica del extraordinario cabello flotante y las larguísimas bufandas. Kate vive en un edificio antiguo como su propia tristeza y hace tanto tiempo que se ha dejado llevar por la rutina que ya no recuerda el sentido de los pequeños detalles, la aventura escondida en las sorprendentes pistas cotidianas. Un extraño jardín y una emisora de radio colgada del cielo en una buhardilla de madera constituyen su refugio para ese otoño. Y, sin embargo, aunque en la pequeña ciudad de todos ignoren las advertencias de un excéntrico meteorólogo, el tiempo está a punto de cambiar de Kate de la mano de un hombre bueno con planes de venganza, un sábado de tortitas y la risa de los argonautas. Kate, la protagonista, vive alojada en un pequeño pueblo de , Coleridge. Lleva soportando al tirano de su jefe siete años, el cual nunca ha apreciado su trabajo y solo sabe dar órdenes. A ello se le suma la distancia de sus padres, así como el cariño que nunca tuvo por parte de estos. Pero la alegría se instalará en su vida cuando los viernes por la noche sale al bar de su amigo Pierre, así como en el pequeño paraiso del jardín de su casa. Todo cambiará de rumbo cuando le ofrecen colaborar en un programa de radio. Ahí conocerá a personajes extraordinarios. Don, un policia informático le ofrecerá refugio en su casa cuando el fin del mundo comienza en forma de una tormenta perfecta. En esos días con Don y en compañía de la familia de él, Kate descubrirá que la grandeza de la vida está hilada por los pequeños momentos, vivirla al máximo y saber apreciarla.

El noviembre de Kate es una novela de superación personal y de la búsqueda de la felicidad. En definitiva es lo que buscamos todos los seres humanos. Creemos que la felicidad es una meta y no nos damos cuenta, que la felicidad son momentos, que vivimos en el camino. Los romanos utilizaban la expresión Carpe Diem, aprovecha el momento o vive el momento. Eso es lo que debemos vivir, el instante preciso y no lamentarnos por errores pasados o vislumbrar inciertos futuros. Porque el presente es el único momento que dejamos pasar, porque la melancolía es la prueba, de que el ser humano tropieza siempre con las mismas piedras.

Mónica Gutiérrez es licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y en Historia por la Universidad de Barcelona. Su carrera profesional se ha desarrollado en el ámbito de la comunicación y la enseñanza. Ha obtenido dos premios, quedando en ambos en primera posición. Primer Premio narrativa breve Bernat Metge, 2005 y primer Premio Universidad de Barcelona narrativa breve, 2010.

Be Sociable, Share!


Los comentarios están cerrados.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline