UA101349465-1

 

Por Vanessa Díez.

Nos dio en Black Swan una escena lésbica con Natalie Portman, sueño de muchos en estos tiempos. Su personaje tenía dos caras, perseguir el éxito no da tregua y no importa quien queda en el camino. Nunca nada era lo que parecía, sólo el final nos dio la clave. Ahora regresa con una ácida comedia en la que el romance termina apareciendo, Con derecho a roce, en la que comparte protagonismo y escenas de cama con Justin Timberlake. Talento, carisma y unos ojos felinos que no se pueden olvidar. Sus personajes son magnéticos.

Los cínicos se contruyen un muro opaco del que protegerse de las relaciones, por ello ambos empiezan una relación basada sólo en el sexo. El problema es que nunca es sólo sexo. Escondidos tras el trabajo, la soledad es la plaga de nuestra generación. Lo más destacable de Con derecho a roce son sus diálogos, ingeniosos y sin tapujos. Ofrecen escenas más íntimas que a lo que nos tienen acostumbrados los americanos, es de agradecer que empiecen a tratar las relaciones de pareja como son. Su química funciona tan bien en pantalla.

Antes de encontrarla en la gran pantalla, ya la conocíamos. Estuvo en  Aquellos maravillosos 70 donde era novia del personaje de Ashton Kutcher, la seleccionaron en el casting con tan sólo 14 años. Además es la voz original de Meg Griffin en Padre de Familia. Y fue pareja del olvidado Macaulay Culkin.

Mila Kunis ha sido víctima de los hackers como Scarlett Johansson, pero no tenía imágenes de ella misma desnuda, sino de su compañero Justin Timberlake con poca ropa como mensajes comprometidos que intercambiaron. Puede que hayan tenido un romance o puede que no, que se conviertan en pareja o que tan sólo hayan escenificado parte de la trama que llevaron a la ficción. Llegar a los medios con este tipo de divagaciones especulativas sobre los protagonistas siempre ayuda a la promoción y más cuando funciona tan bien en taquilla.

Share This