UA101349465-1

Por Eduardo Boix

Como todos los años bisiestos 2012 está siendo un año extraño y lleno de pérdidas. Desde que tengo uso de razón los años bisiestos han sido épocas de mala suerte. Como no podría ser de otra forma, 2012 ha marcado un antes y un después dentro de la cultura española, siendo uno de los años con más pérdidas que hemos tenido.

Una de estas pérdidas es la de un grande de la interpretación perteneciente a una de las sagas de las tablas españolas, Carlos Larrañaga. Carlos Larrañaga Ladrón de Guevara nació en Barcelona en 1937. Proviene de familia de actores: sus padres fueron la actriz María Fernanda Ladrón de Guevara y el actor Pedro Larrañaga; la también actriz Amparo Rivelles es su hermana por parte de madre.

Con tan sólo cuatro años debutó en Alma de Dios, de Ignacio Iquino. Apareció desde muy joven en el teatro y en la televisión de Cuba, donde se instaló con su familia. A su regreso a España se incorporó en el cine, siempre haciendo papeles de galán. Además de tener una filmografía muy extensa a sus espaldas, su actividad se ha centrado en otros campos como el teatro y la televisión.

En 1950 participó en la película Pequeñeces, de Juan de Orduña y en 1957 en Orgullo y pasión, superproducción de Hollywood rodada en España con Cary Grant, Sophia Loren y Frank Sinatra. Entre las cintas posteriores en las que apareció están: Ha llegado un ángel (1961), de Luis Lucia, y Las verdes praderas (1979), de José Luis Garci. Ha mantenido una continuada relación con Garci, tomando parte en otros filmes suyos: Tiovivo c. 1950 (2004), Luz de domingo (2007), por el que fue nominado a los Premios Goya, y Sangre de mayo (2008).

En teatro Carlos Larrañanaga ha intervenido, entre otras obras, en La cornada (1960), de Alfonso Sastre, Tengo un millón (1960), de Víctor Ruiz Iriarte, La tercera palabra y (1966) de Alejandro Casona.

En televisión, destacó su papel principal en Los gozos y las sombras (1982), junto a su hermana Amparo Rivelles, Eusebio Poncela y Charo López, y el que tuvo en Farmacia de guardia, exitosa serie de 1991-95 dirigida por Antonio Mercero, con Concha Cuetos. En 2009 y tras 18 años, volvió a interpretar el personaje de Adolfo Segura, protagonista de la serie, en un especial para conmemorar su vigésimo aniversario.

Carlos Larrañaga siempre será el eterno galán del cine español. Su sonrisa, su porte y su chulería siempre serán recordadas. Pero hay un personaje que marcó a la gente de mi generación, para nosotros siempre será Adolfo Segura aquel exmarido caradura de Concha Cuetos en Farmacia de guardia. Una pena que se haya ido. Desde aquí te deseamos la mayor de las suertes allá donde estés. Un fuerte abrazo Carlos

 

Share This