UA101349465-1

Por Eduardo Boix.

Hace unos meses la cantante Alaska y Mario Vaquerizo entraron con fuerza en nuestros hogares con el reality Alaska & Mario. Este programa retrataba el día a día de la vida de Olvido Gara, ese es el verdadero nombre de la cantante, y de su manager, vocalista de las Nancys rubias y marido, Mario Vaquerizo. El objetivo del mismo era mostrarnos los preparativos de su boda, su vida dentro y fuera de las cámaras. La productora de Andreu Buenafuente “El Terrat”, no solo consiguió acercar al gran público la vida de la pareja, sino que lograron que uno y otro sean otra vez protagonistas de la televisión y de las revistas.

Esta semana la revista Interviu nos sorprendía con un sugerente posado de Alaska. Según indicaba la publicación había realizado este reportaje para conmemorar el 35 aniversario de la misma. Con esta sesión fotográfica, se hace homenaje a algunos de los posados más emblemáticos de su historia, como por ejemplo el de Sara Montiel o Marta Sánchez, entre otros. “Este posado tendría que haberse hecho hace un año”, explica en las páginas de esta revista la cantante, que dice que retrasó el momento porque Fangoria, el dúo que forma con Nacho Canut, lanzaba nuevo disco, y no le pareció adecuado entremezclar “la música y el nudismo”. Alaska comenta lo siguiente. “Estoy a 18 meses de cumplir 50 años, así que mejor no dejarlo para más tarde”. Que además alabó la figura de Interviú en el panorama cultural español “ocupa un puesto de privilegio como crónica de la España reciente”.

Es la segunda vez en pocos meses que la revista salta a la palestra con un reportaje controvertido. Las redes sociales están que arden lanzando elogios y críticas al mencionado posado. Meses atrás fue Terelu Campos el objetivo de los internautas. Pero esta vez ha habido una observación común en casi todos, el mal uso del photoshop. A veces empresas de diseño y diseñadores, se pasan retocando a las modelos con el mencionado programa. En la foto de Alaska se puede apreciar como el brazo, y más concretamente el codo, no cuadra en proporción con el resto del cuerpo. La moda de la delgadez extrema ha hecho que phtoshop sea una gran herramienta para fotógrafos y diseñadores, que sin darse cuenta, a veces es peor el remedio que la enfermedad, realizan retoques que nos muestran cuerpos imposibles. Un mal uso de estos instrumentos puede abocar aún más a las jóvenes que admiran a cantantes y modelos, a enfermedades tan graves como son la anorexia o la bulimia, sin pasar por alto que es antinatural. Alaska ha vuelto para demostrarnos que a los 50 está más viva que nunca y que va a seguir dando mucho que hablar.

 

Share This