UA101349465-1

Por Eduardo Boix

El cine español no deja de sorprendernos. Paco León, sin medios, ha contado una historia de forma magistral sabiendo narrar. En plena crisis de la industria, llevamos años escuchando esta canción, un trabajo brillante ha llegado a los espectadores. Cuando se estrenó la semana pasada productores y distribuidores se echaron las manos a la cabeza cuando Paco León exhibió la película al mismo tiempo en cines, internet, venta en grandes superficies y por televisiones de pago. El popular actor más conocido como el Luisma abrió la caja de Pandora. Sin comerlo ni beberlo ha conseguido ser el pionero en una nueva forma de visionado. Ha sido el primer director en dar este paso.

Carmina o revienta trata de Carmina una señora de 58 años que regenta una venta en Sevilla donde se venden productos ibéricos. Tras sufrir varios robos y no encontrar el apoyo de la aseguradora, inventa una manera de recuperar el dinero para sacar a su familia adelante. Mientras espera el desenlace de su plan reflexiona en la cocina de su casa sobre su vida, obra y milagros.

Esta película, en la que León ha usado a parte de su familia para contar la historia, es una obra de ficción con muchos toques de realidad. Carmina es una mujer dura, hecha a sí misma, que con una fuerza arrolladora ha podido sacar adelante a sus hijos y su bar. Carmina Barrios sin ser actriz consigue trasmitir al espectador todas las emociones para dejarnos clavados a la silla. Una actriz de raza. De las de verdad, de las que día a día se las tienen que ingeniar levantarse y luchar por un trozo de pan que llevar a la mesa.

La película, clara cinta de ficción con situaciones de no ficción, nos muestra que con poco se puede hacer muchísimo. No hacen falta grandes localizaciones, ni irse muy lejos para contar una buena historia. Los grandes relatos beben de lo más sencillo y cotidiano. Incluso la escena escatológica tiene sentido en un país en que se habla de la mierda hasta en la mesa comiendo. Encuadres magistrales, monólogos medidos, el ambiente de fiesta que se respira, la risa en el dolor, en definitiva la vida en estado puro. La vida es tan bonita que parece de verdad, esta podría ser la frase que resuma todo, porque la vida es lo que destila la película. Vida de la de verdad, sin artificios ni tapujos.

 

Share This