UA101349465-1

Por Eduardo Boix

Siempre me ha gustado el cine francés. Para el público en general este tiene fama de aburrido. Pero esto dista mucho de la realidad actual. Hoy día el cine europeo en general tiene las ideas y Hollywood las copia, llamándolas remakes. El sábado a la noche yo estaba dispuesto a ver a la oscarizada Meryl Streep en uno de sus papeles más controvertidos en la premiada La dama de hierro, me equivoqué de semana y me encontré con una película gala que yo pensaba que no llegaría a los cines españoles, Cuenta atrás de Fred Cavayé.

La sinopsis no es que sea ninguna novedad. Samuel (Gilles Lelouche) es celador en un hospital. Y ha visto algo que no debería, algo que puede tener consecuencias terribles para él y su esposa (Elena Anaya), embarazada casi de ocho meses. El secuestro de ella y la búsqueda de él hacen que sea testigo de la corrupción y hacia donde puede llevar la ambición a una persona. La película es trepidante y mantiene el ritmo a lo largo de todo el metraje. Es de agradecer que directores europeos realicen obras de este tipo, ya que hacen que el espectador medio se acerque al cine a ver actores que parecen personas corrientes, no superhéroes. Además creo que hay una magnífica dirección de actores los cuales te crees su papel, ya que te sorprenden al darle mucha verosimilitud. El único problema que podría poner la gente es que era en versión original subtitulada, cosa que frena a muchos pero que otros como yo agradecemos. Me encanta comprobar como mi francés no está tan oxidado y puedo verla sin leer los subtítulos.

Cada vez con más frecuencia nos llegan películas de factura europea a nuestros cines. Cosa que antes era poco probable que ocurriese a no ser que esta fuese premiada con algún Oscar. Es una pena que nos quedemos con las ganas de que bien nuestro cine, como el de fuera no tenga la difusión que debe tener. Es increíble como cada vez salen nuevos directores con las ideas claras y que acaban siendo referente para la poco creativa industria americana. Debería haber una unión mayor desde Europa para hacer frente al decadente Hollywood. En mi opinión desde el viejo continente tenemos talento e ideas suficientes para que no muera el arte del celuloide. Desde esta columna lanzo la idea, a ver si alguien coge el testigo.

 

Share This