UA101349465-1

Por Vanessa Díez.

La cara es el espejo del alma, no es un buen momento para Demi. Debíamos haberlo supuesto tras aquella entrevista en la que reconocía sus contradicciones y lucha consigo misma para aceptarse. Demacrada, extremadamente delgada y agotada. “Lo que más me asusta es saber y aceptar que no todo está bajo mi control. Eso me hace sentir insegura”. La opción para no afrontar el infierno que está viviendo tras su separación, la ayuda, ha sido el consumo de sustancias que la ha llevado a ser ingresada en un hospital, parece que tras este episodio especialistas cuidarán de ella. Muchas cosas se nos escapan en la vida, a veces nos superan, sin saber cómo en vez de salir adelante vamos dando tumbos por los rincones oscuros hasta que somos capaces de afrontar la cruda realidad e ir curando las heridas. Las actrices ante los flashes y los focos se nos representan como ángeles etéreos, después en la soledad de sus habitaciones de hotel luchan con ellas mismas para encontrarse, recordemos a Marilyn la cual intentaba dejar al personaje y ser ella misma en su día a día y que la aceptaran tal cual, cosa que nunca consiguió, muchas veces el personaje se come a la intérprete y la engulle.

“Debido a las tensiones de su vida en este momento, Demi ha elegido buscar ayuda profesional para tratar su agotamiento y mejorar su salud en general. Tiene ganas de sentirse mejor y agradece el apoyo de su familia y amigos”, señala el comunicado del representante de la actriz.

Cuando hizo público su divorcio ya dijo “Son momentos difíciles para mí y para mi familia, así que pediría la misma compasión y privacidad que darías a cualquier otra persona en una situación similar”. Tras aquello concedió una entrevista a corazón abierto para hablar de sí misma, para devolver el orden a las cosas, pues ella era la estrella en aquella pareja desigual (la diferencia de edad fue recurrente en la tinta derramada), la víctima, la herida y la que no acababa de encontrar el camino para avanzar, él se había dedicado a ir de un lado a otro con jovencitas, poniéndola en evidencia ante los medios, tarea fácil en el mundo de la farándula. Ahora parece que la historia toca fondo. Esperamos que no haya sido un intento fallido de sobredosis para acabar con su tormento. Parece que Demi pide ayuda, puede que esté un tiempo fuera de la atención de los focos para recuperarse, para volver a ser ella misma y avanzar con fuerza.

 

Share This