UA101349465-1

Por Eduardo Boix.

Madrid era una fiesta o eso dicen. El pasado fin de semana letras en vena estuvo en la FILM (Feria del libro de Madrid), y todo fue un mar de sensaciones. El enclave de la feria no puede ser mejor. El parque del Retiro, pulmón de Madrid, congrega la friolera de 400 casetas entre libreros, editores e instituciones, todas con el afán de que el libro sea el protagonista.

Llegar temprano al punto donde se sitúa la feria del libro es una gozada, la gran arboleda del parque con su infinidad de pájaros ayuda a relajarte entre todo el bullicio de la gran ciudad. Las casetas alineadas en cuesta, clasificadas por colores, parecen huérfanas a primeras horas de la mañana. A las diez y media más o menos cuando todos levantan sus persianas, aquello se convierte en un reguero de lectores, autores y demás fauna.

El pasado sábado yo ejercía de firmante primerizo acompañado de Leopoldo María Panero, Ouka Leele y Guillermina Royo Villanova, todo un lujo. A pesar de los nervios, mi cuerpo se encontraba en una extraña calma chicha, pude contener la emoción y firmar. A mi derecha Panero contaba chistes y gritaba:¡Anticristo!, a mi izquierda Guillermina irradiaba luz y Ouka pintaba sobre la portada de su poemario Pan de Verbo(sus dedicatorias son preciosas). Todavía sigo pensando que ha sido un sueño del que no he despertado. Un sueño maravilloso que tuve en el preciso instante que supe que sería escritor. Yo quería ir a la feria, lo que no sabía es que iría a firmar. Mientras nosotros en la caseta firmábamos, por megafonía anunciaban otros firmantes: Elvira Lindo, Andrés Trapiello, Vicente Molina Foix, Luis Antonio de Villena, Antonio Muñoz Molina, Julio Medem, si te paras a pensarlo marea, pero es una gran experiencia.

Según los informativos han caído este año un 20% las ventas de libros con respecto al año pasado, no me extraña. Con la situación que estamos viviendo, creo que han caído las ventas de casi todo, así que es normal que el sector librero se resienta. Pero siempre nos queda la esperanza. Cada año hay más poetas y florecen las editoriales independientes, en tiempos de crisis la creatividad se dispara y son más los que arriesgan en pro de un sueño. Porque ya lo dijo Calderón “y los sueños, sueños son” y están para cumplirlos.

 

Share This