UA101349465-1

Por Eduardo Boix

La historia ha sido testigo en innumerables ocasiones de situaciones rocambolescas que giraban alrededor del tema de los derechos de autor. La propiedad intelectual es un tema que cada día está en la calle debido al avance de las nuevas tecnologías. Evidentemente internet ha abierto un campo tan grande que es difícil de abarcar. Hace unas semanas Lucía Etxebarría, decía que dejaba de escribir porque la gente se descargaba sus libros. Tanto por la parte de los que están a favor como de los que están en contra del control de los derechos de autor, hay una desinformación enorme acerca del tema. El principal problema radica en la distribución. Tanto en literatura, como en música, como en cine, las distribuidoras se quedan más del 50% de lo que se recauda. Un disparate. La culpa de que no se venda cine, literatura o música no la tienen los autores, editores etc, realmente la tiene un mercado que infla los productos con sobrecostes. Ahora el debate se ha abierto por el Ebook o libro electrónico. La diferencia de precio entre una novedad editorial en papel o en formato electrónico es de 3€ más o menos, incomprensible, ya que con el formato electrónico se ahorran costes de impresión, papel etc. Algo falla en la transformación de un negocio como el editorial.

España va a la cola de otros países en este sentido. Implantar un sistema novedoso en un mercado puramente tradicionalista, no es tarea fácil. El libro no es solo un soporte para la lectura, también es un objeto, con unas texturas, formas, aromas. La ventaja más grande que tiene el sistema electrónico es el espacio físico libre que se consigue, en un ebook puedes tener almacenados cientos de libros, por lo demás me quedo con lo tradicional. Un ebook no puedes ojearlo, sentir el papel, olerlo. Se me hace difícil no ver una estantería repleta de libros, apilados unos encima de otros, formando torres. Pero también es verdad que, así no gastaremos papel, nuestros bosques lo van a agradecer muchísimo. Ahora solo les queda determinar los precios y que esto sea un mercado libre sin los sobrecostes que nos aplica la distribución.

 

Share This