El pueblo de los malditos.

k

por Eduardo Boix

Unos gritos me sacan de un sueño reparador a las cuatro de la tarde de un diecisiete de agosto. No es un hecho aislado, esta forma de proceder se está repitiendo a lo largo de todo el caluroso verano. Los niños, ausentes en invierno, con las vacaciones se tornan molestos y peligrosos. No permiten que nadie descanse o trabaje, si ellos están de vacaciones los demás también. A veces todos se ponen a chillar a la vez como si estuvieran unidos telepáticamente, como los niños del pueblo de los malditos.

La primera vez que vi está película sentí desasosiego y horror a partes iguales. Si los niños de por si a veces son insoportables imagínate que te sigan como si fuera muertos vivientes. No he podido verla mucho más pero es que ahora la vivo en mis propias carnes. Me hago el remolón en el sofá, suena el timbre, me acerco a la puerta, abro, no hay nadie. Escucho risas y respiraciones entrecortadas. Vuelvo a cerrar, el miedo me invade. Los veranos son así, me paso todo el día aguantando a estos malditos que me hacen la vida imposible. Pero cuando no les escucho es peor, pienso que planean algo terrible, que la humanidad está en peligro y nadie nos va a poder salvar salvo yo. Porque solo yo sé el secreto de estos niños. De estos integrantes del vecindario de los malditos. La mayoría de veces me pongo tapones para evitar oírles y así poder hacer una vida normal, pero a pesar de esto les sigo escuchando como si estuvieran a mi lado. Les oigo respirar y chillar, es horrible.

Pero no siempre es así, cuando los veo por la calle son los seres más encantadores del mundo, me abren la puerta, me dan los buenos días, se ríen ante mis bromas, incluso algunos me piden besos y abrazos. Sus madres tan encantadores como ellos me preguntan ¿te molestan mis hijos?. A lo que yo respondo que de ninguna manera, que los niños tienen que jugar, qué es lo normal. Miento como un bellaco, pero ¿Qué puedo hacer?. Cuando se dan la vuelta, los niños me hacen burla y ponen esa cara de maldad que tan bien reflejan sus ojos. Ojos hipnotizantes, ojos de malditos.

nos encontrarás en

Share This