UA101349465-1

Por Vanessa Díez.

40 semanas, Crónica de un embarazo es de esos libros que te pellizcan las entrañas. Y más siendo una novela gráfica. La imagen ancla el texto, la autora la crea antes transmitiéndole la fuerza del suceso. Después con una frase a modo de eslogan, pues suelen ser textos breves nos comunica algo más, a veces apoyando y otras tan sólo confirmando lo que sospechábamos. Desde la experiencia, desde dentro, no hay otra forma. La experiencia vital recreada en imágenes.

“Que las mujeres se sientan poderosas en su proceso, que este momento es muy importante y es necesario estar presentes. Me gustaría hacer un poco de activismo a favor del parto respetado”.

 

¿Cómo surgió la idea para “40semanas. Crónica de un embarazo”?

Cuando me quedé embarazada por primera vez tuve un aborto. Lo pasé bastante mal. Dibujarlo me sirvió para tomar distancia de lo que me había pasado, “digerir” y superar la pérdida. A partir de esto seguí dibujando. El dibujo se convirtió en una manera de asimilar lo que me iba sucediendo y también era un modo de registrar toda la aventura y de momento hasta hoy lo sigo utilizando.

Mi hija no existía ni dentro de la barriga. Empecé antes de concebirla y terminé cuando tenía un año y medio.

¿Qué fue antes el huevo o la gallina? Es decir, ¿Trabajaste las ilustraciones junto al texto, nació el texto antes que nada o ilustraste de forma independiente?

Todo a la vez. Yo pienso en una imagen y le pongo el texto que necesita. El libro no tiene un guión muy claro.Voy haciendo a medida que se me ocurre. Aunque lo creo en el mismo momento la imagen es lo que tengo más claro, el texto muchas veces le consulto a mi pareja si funciona o no.

¿Cuánto tiempo tardaste en ilustrar el libro? ¿Cuál es tu imagen fetiche de este proyecto? ¿Y cuál te costó más?

Tardé dos años porque en el camino tuve que hacer y deshacer muchas cosas para que fuera “editable”, modifiqué muchas veces el proceso de creación tuve que traducirlo, ya que la versión original la pensé en catalán.

Me costó mucho la portada porque quería contar demasiadas cosas que no cabían (además tenía que gustarle al editor)

Me encanta la última imagen del libro. Refleja el momento en que todo ha pasado y ha ido bien. También es el principio de otra historia que está siendo preciosa.

¿Cuál es tu proceso creativo? ¿Qué te influye a la hora de crear? ¿Hay tratamiento digital añadido en tus obras?

Primero retengo la idea que se me ha ocurrido en cualquier sitio (el móvil, una factura, una tarjeta de autobús…). Cuando tengo un minuto hago un boceto rápido en una hoja de papel y lo archivo intentando que los dibujos queden ordenados por momento en el que suceden. El día que tengo tiempo, hago el dibujo a lápiz, lo paso a tinta china, lo limpio y pinto con photshop. Al final añado el texto.

¿Qué has intentado transmitir con este proyecto?

Me gustaría transmitir a las mujeres y hombres lo que yo he aprendido viviendo la aventura, y motivar la búsqueda de información para que se sientan seguros en su embarazo y en su parto, que las mujeres se sientan poderosas en su proceso, que este momento es muy importante y es necesario estar presentes. Me gustaría hacer un poco de activismo a favor del parto respetado.

¿Cómo viviste la presentación del libro? ¿Y las firmas de ejemplares?

Fue un día precioso, estuve rodeada de toda la gente que quiero y esto es muy emocionante. Fue un poco como después de parir.

¿Qué comentarios te llegan de lectoras que ya han sido madres?

Me dicen que se sienten muy identificadas, que se han reído mucho y que les ha servido un poco de “guía”. Muchas me cuentan que se lo empezaron a leer y que no pudieron parar hasta el final. Alguna mujeres más mayores me dicen que “ojalá” ellas hubieran tenido acceso a toda la información que tuve yo y pudieran haber hecho las cosas de otra manera.

¿Cuáles son tus referentes? ¿Cómo te han influido?

He bebido de muchos lugares. Marjane Satrapi con su libro “Persepolis” me dejó muy impactada, también Guy Delisle cuando va contando su día a día con su bebé en Birmania en “Crónicas Birmanas”. Frederick Peeters con su libro “Píldoras Azules” me emocionó mucho. Y hay mil más que se me habrán ido metiendo poco a poco en el cuerpo y los voy sacando en el libro.

¿Cuál ha sido el último libro que has leído por placer? ¿Y el último disco que has descubierto?

Últimamente leo sobretodo libros de crianza e infantiles. Casi no me acuerdo de la última vez que leí una novela.Empiezo y me caigo rendida de sueño, y al día siguiente no me acuerdo de lo leído y tengo que volver a empezar. De novela gráfica me leí hace poco “Crónicas de Jerusalén” de Guy Delisle y me encantó. Ahora de música escucho mucho a Silvia Pérez Cruz que a mí me da mucha paz y a Júlia, mi hija, le sirve para dormirse.

¿Cómo ves la ilustración en estos momentos?

Creo que en España cuesta mucho salir adelante como ilustrador. Todos vamos trampeando como podemos.

¿Cómo ves el futuro editorial? ¿Cómo le llegan a un ilustrador el fruto de los derechos de sus obras?

Ahora mismo no es muy buen momento. Creo que la venta de libros ha bajado mucho y las editoriales tienen miedo a perder y se arriesgan poco.

A nivel económico al autor le llega poco fruto; pero haber podido entrar en tantas vidas con el libro y que la gente me escriba, me cuente y comparta su historia conmigo es muy enriquecedor. A un nivel más práctico espero que el libro me abra alguna puerta para seguir trabajando de esto.

¿Qué ofreces a tus lectores en tu blog “La Júlia al día“?

El blog es más ligero, dibujo situaciones cotidianas de nuestra vida con Júlia, a veces para reírme de nosotros mismos ( y para no llorar) , a veces busco crear un poco de reflexión y a veces simplemente cuento cosas que nos pasan y que al final , por los comentarios, veo que pasan a todo el mundo.

¿En qué proyecto trabajas ahora?

Mi proyecto más importante es ser una madre presente y estar con mi hija. También prepararme para recibir a otra niña en setiembre. A nivel profesional tengo algún encargo como ilustradora, doy clases de plástica a niños con sus padres y voy construyendo el blog que quien sabe en que se convertirá a la larga.

Ahora que estás de nuevo embarazada ¿Habrá una segunda parte de “40semanas. Crónica de un embarazo”?

Claro. Voy recogiendo anécdotas para contar pero me falta encontrar el tiempo para darle forma. Quizá de aquí a 15 años, cuando las niñas crezcan.

 

Share This