UA101349465-1

Por Eduardo Boix

Las noches de verano saben a Jazz, a pesar de que muchos se empecinen en que la temporada estival solo es época para Georgie Dann y su cola de imitadores. La ciudad de Alicante se ha convertido en una gran receptora jazzística. Ayer acudimos al cierre de un festival de Jazz que este año ha contado con cambio de ubicación, ahora los conciertos se realizan en el ADDA, y ante una sala abarrotada, Madeleine Peyroux se metió al público en el bolsillo.

Acompañada de unos músicos en estado de gracia la cantante estadounidense supo hacer un repaso musical realizando una travesía por el Jazz, el Blues y un clásico como la Vie en Rose, acompañada solo de su guitarra. Llamó la atención que cantase todo el rato descalza, es una buena forma de enfrentarse a la vida, sentir el frío suelo como una condena que nos amarra a este mundo. El público la arropó con sus aplausos, había complicidad y magia, eso se notaba.

Madeleine Peyroux es una cantante serena. Sin estridencias pero sabiendo lo que lleva entre manos. Ella y Diana Krall son las voces del jazz del momento. Son artistas completas, grandes compositoras y con un oído musical fuera de serie. Consiguen con poco crear ambientes muy propicios para que haya magia. Porque en el Jazz la magia es muy importante, el feedback público-intérprete es esencial para que un concierto transcurra en condiciones idóneas. Ya lo decía Cortázar que “era una música que permitía todas las imaginaciones”. Peyroux nos trasladó de un lugar a otro con cada canción, la música tiene esa virtud, la de crear espacios en los que quedarte.

He de reconocer que ayer disfruté como nunca. Poder ver a uno de tus ídolos en pleno proceso de eclosión es algo maravilloso. Fue un gran cierre para el festival. El programador supo dar en el clavo después de unos días con intérpretes de autentico lujo. Peyroux cerró lo que se ha consolidado como uno de los referentes en cuanto a festivales de Jazz se refiere. A pesar de la crisis todos los días ha habido gran afluencia de público. El FiJazz es sin duda una de las apuestas más aclamadas de las que se han realizado por este lugar. Es un valor en alza y seguro que debe continuar. A ver el año que viene con que nos sorprenden.

 

Share This