UA101349465-1

Por Vanessa Díez.

Como decía Adolfo Domínguez “La arruga es bella” y de nuevo se está apostando por “la curva es bella”, otros maestros del arte ya lo hicieron en su tiempo como Rubens, quien no recuerda a “Las tres gracias”, o como hace tiempo disfrutamos de mano de Botero con “Mujer en el baño” y “Hombre en el baño”, imágenes que la industria cultural ha globalizado al situar su mujer y hombre de tallas grandes con sus partes traseras desnudas ante la puerta de los baños públicos para que no confundamos a dónde debemos dirigirnos e incluso se nos venden en formato lámina para situarlos en nuestras paredes. La pintora naïf bielorrusa Elena Narkevich también tiene su versión en “El baño”, donde una mujer disfruta de un baño relajante. La modelo Tara Lynn vuelve a ser portada para Elle como ya lo fue para otras revistas del papel couché. Posa con camiseta azul de encaje, culote negro y sandalia negra de tiras. Los cánones estéticos de la mujer al menos se están cuestionando, ya era sexy Marylin Monroe en los años 50 luciendo aquel trasero que tan bien contoneaba con una talla 44, no era una mujer esquelética precisamente, pero ha sido icono del erotismo femenino durante gran parte del siglo XX y durante el XXI sigue sirviendo como referente.

Tara Lynn se ha convertido en una cotizada modelo, son muchas las firmas de moda que apuestan por ella, ya ha sido bautizada como “El cuerpo” como lo fuera Macpherson. La joven asegura que ella en el colegio era blanco de las burlas de sus compañeros, que se metían con ella por tener una talla 46/48, pero está orgullosa de su cuerpo. “A los 16 me di cuenta de que mi peso me estaba frenando. Se suponía que mis huesos debían marcarse en mi cuerpo y claramente no era mi caso y no era así como mi cuerpo debía ser”. La modelo sufrió en el pasado la obsesión por el físico, tras perder mucho peso en poco tiempo, su salud mental y física se empezó a resentir.

No olvidemos que hace apenas dos meses saltaba la polémica con una portada de Karlie Kloss para Vogue Italia y al ganar Julia Schneider el último Elite Model 2011, ya que ambas lucen esqueleto más que pliegues de carne. Parece que ahora Vogue Reino Unido también ha apostado por un reportaje a todo color en talla XXL eligiendo a la británica Adele tras la recepción de sus seis Grammys hace un par de días, con una entrevista en profundidad sobre su enfermedad, su vida y su carrera. Lo que no contaba con sorprenderme con un cuento de hadas, el titular era “Adele deja la música”, aplazaba su carrera, por vivir su vida. Parece que todo fue un espejismo, pues ella misma lo desmentía en su blog, aunque en la entrevista sí aparecía un comentario puede que a la ligera sobre no seguir en la brecha y sobre su forma de ver la vida y de cuidar a su pareja, por ello todos los medios se hicieron eco del happy end. Puede que gracias a los Grammy se haya replanteado su futuro. Labios carnosos, piel pálida, exuberantes pestañas marcadas con eye liner negro, melena leonina rubia e impresionante escote enfundada en un vestido negro para la portada de marzo.

Fue una de las mejor vestidas sobre la alfombra con un vestido negro con lentejuelas de Armani. Después para la actuación, llevaba otro vestido negro, esta vez de Burberry. A pesar de las inadecuadas palabras de Karl Lagerfeld, diseñador de Chanel, al referirse a la cantante como “una mujer demasiado gorda” brilló con luz propia en una de las noches más emocionantes de su carrera. Además la curva es real, por ello mismo aporta belleza.

Mujeres reales es lo que hay en el mundo, por ello los estrictos cánones de belleza marcados desde el mundo de la moda hasta ahora deben ser cuestionados para conseguir el equilibrio en algún punto. No es sano que los referentes marcados para las adolescentes sean esqueletos sobre tacones de aguja, para llegar a desencadenar problemas alimenticios. Siempre será positivo que caras conocidas como Tracey Gold (Los problemas crecen) o Demi Moore hablen ante los medios de los problemas que desarrollaron con su cuerpo para que otras personas puedan empezar el camino de la recuperación, pues la salud es el objetivo y estar bien con una misma.

 

Share This