UA101349465-1

Por Eduardo Boix.

En mi familia siempre se ha dicho que las desgracias nunca vienen solas. Esta frase nos ha servido para llevar mejor el dolor. Es un intento de hacernos ver a nosotros mismos, que la casualidad o el destino nos ha llevado a una época de malos augurios, de desgracias que no podemos controlar. Una de las autoras que ha sabido narrar de forma magistral este dolor ha sido Joan Didion. En su celebrado libro El año del pensamiento mágico, Didión contemplaba como los rituales que formaban parte de su vida cotidiana cambiaban drásticamente con la súbita muerte de su marido en 2003. Dos años después su única hija, Quintana Roo, moría a los treinta y nueve años de edad.

Didion que encuentra en la escritura una forma de exorcismo del dolor, ha vuelto a narrar este suceso en un nuevo libro. Noches azules, hilvana instantáneas literarias, retazos de la vida, y recuerdos de su hija. Noches azules es un canto, una elegía a un ser querido. Intentando encontrar respuestas, Didion, bucea en sus propios recuerdos para poder reconstruir la vida de su hija. La infancia, la adolescencia, su boda, su felicidad en definitiva, son los pilares básicos para unir las piezas de la existencia de ese ser querido que tanto duele. Si con el año del pensamiento mágico, Didion, mató los fantasmas de la soledad, en Noches azules, elimina a los fantasmas del desgarro, porque sobrevivir a la muerte de un hijo, debe ser una de las experiencias más traumáticas que debe pasar el ser humano. Nos indica la autora en un fragmento del libro: “Este libro se titula Noches azules porque en la época en que lo empecé a escribir sorprendí a mi mente volviéndose cada vez más hacia la enfermedad, hacia la muerte de promesas, el acortamiento de los días, lo inevitables del apagamiento, la muerte de la luz, pero al mismo tiempo son su premonición”.

Didion no habla solo de una madre que ha perdido a su hija, también analiza cómo, la vejez, la enfermedad se ha posado en su vida. Joan Didion es consciente de que su vida está llegando a su invierno, a su noche azul. Noches azules, es una magnifica crónica de como el dolor nos hace vulnerables, como la vejez nos hace quebradizos. Noches azules es la crónica del siglo XXI al paso del tiempo. Didion ha creado los dos clásicos del dolor.

 

Share This