UA101349465-1

Por Eduardo Boix

Si hay un escritor en lengua española que defina la palabra literatura ese es a mí entender Roberto Bolaño. Este chileno me atrapó en aquel año 1998 cuando le otorgaron el Premio Herralde de Novela por la obra titulada Los detectives salvajes. En aquella bonita y lejana etapa de mi vida yo era un ávido lector, mal estudiante, deseoso de cumplir el sueño de vivir de escribir. He conseguido publicar sin que me cueste dinero, todo un logro, pero soy más consciente de que vivir solo de la literatura es algo prácticamente imposible.

Bolaño fue un revolucionario de su tiempo y de su forma de ver el acto literario. Fundó el movimiento infrarrealista. El movimiento infrarrealista tuvo como guía romper con lo oficial y establecerse como vanguardia. Si bien se agruparon bajo el apelativo de infrarrealistas alrededor de quince poetas (entre ellos Roberto Matta, Óscar Altamirano Carmona, José Rosas Ribeyro y Rubén Medina), Roberto Bolaño y Mario Santiago Papasquiaro fueron los exponentes estilísticamente más sólidos, destacando ambos por una poesía cotidiana, disonante y con varios elementos dadaístas. Santiago cultivó este género hasta el final de su vida pero Bolaño lo fue abandonando poco a poco por la prosa, aunque él mismo nunca dejó de considerarse poeta.

Antes de dedicarse profesionalmente a la literatura realizó infinidad de oficios alimenticios, vigilante nocturno en un camping, vendedor de bisutería, con la convicción plena de que lo iba a conseguir. Pero como todos los grandes nos dejó demasiado pronto. Una insuficiencia hepática consiguió arrebatarle la vida a este monstruo de la literatura contemporánea. Como Vila Matas el tema del escritor desaparecido es muy recurrente en su obra. Supongo que la sombra de Melville y su Bartleby ha planeado sobre ese grupo de escritores que algo unió la costa catalana. Tanto Bolaño como Vila Matas más que literatos han sido y son metaliteratos, ya que entrar en sus obras es entrar en una espiral de obras dentro de obras, como muñecas rusas de la literatura.

 

Share This