UA101349465-1

Por Eduardo Boix.

La muerte, que forma parte de la vida, es uno de los temas más recurrentes en la literatura universal. Son muchísimos los libros editados con esta temática, pero pocos llegan a tener la intensidad que se necesita para ponerte en la piel de lo que nos quiere transmitir el autor en cuestión. Uno que si lo consigue es Una pena en observación de C.S. Lewis.

En 1952, la poetisa norteamericana Helen Joy Gresham, católica, divorciada y comunista, apareció en la vida del cincuentón Clive Staples Lewis, anglicano, soltero y eminente hombre de letras británico, que ejercía en ese momento su magisterio en Oxford. Helen-H., como se la denomina en el libro- sentía desde hacía tiempo una profunda admiración de Lewis, al que hasta entonces conocías por sus obras y por un breve intercambio epistolar. Del encuentro personal surgió el amor, al que el maduro escritor se entregó con entusiasmo. Pero la dicha duró poco. Helen enfermó de cáncer y murió, dejando a Lewis sumido en el dolor.

Una pena en observación, es un grito desgarrado por la pérdida del ser amado. En este libro Lewis reflexiona sobre su desdicha, sobre el profundo dolor que siente ante la ausencia de su amada. Lewis, católico ferviente, a lo largo de esta obra intenta buscar las respuestas ante tal duelo, reflexiona sobre su desdicha y se confronta con Dios, con su aparente ausencia y con la que parece ser su verdadera naturaleza.

En este libro C.S. Lewis aborda la etapa de su vida que reconstruye la excelente película Tierras de penumbra de Richard Attenborough, protagonizada por Anthony Hopkins, con una excelente interpretación de Lewis y Debra Winger en el papel de Helen. El vacío, la soledad, el recuerdo, la impotencia, el amor, la fe, la búsqueda ante tanto sufrimiento, los lugares aún impregnados del ser amado recientemente perdido es el punto de partida de tan intensa y emotiva obra. Una pena en observación es primero de todo un libro sincero, un golpe de realidad desde el inicio de su lectura. Lewis se muestra tal y como es un ser que ha perdido su tesoro más preciado, el ser amado.

Desde tiempos pretéritos el ser humano se ha enfrentado a su dolor pero no lo ha expresado con tanta sinceridad como lo hace Lewis en este libro. Un libro que transmite el dolor de forma franca sin artificios, con la intensidad de las grandes obras de la literatura.

 

Share This