UA101349465-1

 

Por Vanessa Díez.

I will  always love you siempre suena en mi cabeza (tema principal de El Guardaespaldas) cuando pienso en ella, fue el single más vendido por una artista femenina en la historia de la música. Las mejores voces siempre han luchado contra oscuros fantasmas. Whitney Houston ingresó el pasado agosto voluntariamente en rehabilitación, fue su tercera vez. Su adicción al alcohol y las drogas cambiaron el rumbo del éxito de una época y le dio la dureza del revés de la fortuna. Ella siguió su lucha, aunque existieran rumores sobre su vida y su muerte. Ahora ya no es un rumor, sino un hecho. Ha fallecido a los 48 años en Los Ángeles en la bañera de su suite en el hotel Beverly Hilton, en Beverly Hills, las causas todavía se investigan. Trataron de reanimarla durante 20 minutos, pero ya era tarde. Acudiría a la fiesta que había organizado el productor musical Clive Davis, un evento que cada año reúne a estrellas de la música antes de la gala de los Grammy, esta vez estará marcada sin duda por su ausencia, ya que ha obtenido 6 a lo largo de su carrera. La celebración no se ha cancelado, pero Davis no asistirá.

Empezó en 1985 de forma arrolladora, ya que fue el álbum debut con mayor venta por una intérprete femenina. Ha vendido más de 170 millones de discos a lo largo de su carrera. Según el Libro Guinness de los Récords es la artista femenina más premiada de la historia, ha recibido más de 411 galardones, entre ellos seis Grammy, dos Emmy, 23 American Music Awards y 16 Billboard Music Awards.

En agosto de 2009, publicó I Look To You, su séptimo álbum de estudio que fue nº1 en Estados Unidos, Canadá, Alemania, Italia, Holanda y Suiza, consiguiendo las ventas más importantes de su carrera en la primera semana en Estados Unidos y Reino Unido. Intentaba acallar una larga temporada entre las sombras, fuera de los flashes a los que la habían acostumbrado, pero ni confesar sus tormentosas adicciones ante Oprah Winfrey le dio la redención, aunque afirmaba que estaba recuperada siempre tenía a los demonios pendientes de sus flaquezas. La marihuana y la cocaína la tentaban y la relación de amor- odio que había mantenido con el cantante Bobby Brown tampoco ayudaba. Lo intentó, de veras, pero no lo consiguió. Entrando y saliendo de rehabilitación en estos últimos tiempos, pero no pudiendo ofrecer a los fans la voz que la hizo brillar. Su gira mundial en 2010 para presentar su último disco le ofreció abucheos y el abandono antes de finalizar el show. La actriz Angela Bassett dijo que trabajaría con la cantante en la secuela de la película de 1995 “Esperando un respiro”. Whitney iba a “limpiarse para estar lista” para poder actuar, ya que no había hecho cine desde La mujer del predicador (1996), pero en estos los últimos días se la vio en fiestas y la fotografiaron según cuentan en mal estado saliendo de un bar en Hollywood, no sabemos si al fin retornaría o no.

 


Share This