UA101349465-1

cajas-de-musica-dificiles-g

 

 

Un recorrido por la vida de Nacho y del Indie español.

Por Eduardo Boix.

España, país de contrastes, es un concepto de como todo arte relacionado con la desnudez de sentimientos o acciones acaba convirtiendo al artista en un maldito. El malditismo en ocasiones puede ser una pose para que la obra se revalorice, otras, en cambio, es la cruz con la que carga el creador a lo largo de su vida. Panero es un claro ejemplo de ello. Yo, que tuve la suerte de compartir firma de libros con él en la feria del libro de Madrid, puedo decir que tal vez sea una de las personas más lúcidas que he conocido y que tal vez es la propia sociedad que al rechazar actitudes indecorosas, para sus cánones, etiquetan al maldito para así marcarle de por vida.

Tras la lectura del libro Cajas de música difíciles de parar o El desencanto de Nacho Vegas, me he planteado la cuestión del malditismo. Carlos Prieto, utilizando como vía el disco de Vegas, nos hace un recorrido por la vida de Nacho y del Indie español en si mismo. Este país en los 90 quiso dejar atrás La Movida para hacer una música mas “seria”, el castellano era de paletos. Florecieron infinidad de grupos, pretendían convertir este país en algo que no era y algunas bandas se afianzaron. Uno de aquellos grupos era Manta Ray, donde el propio Vegas era guitarrista. Fueron años de descubrimientos, de viajes, de giras, de festivales, de fans. Pero Nacho tenía una voz dentro difícil de callar. Cuando todo su interior explotó ya no había vuelta atrás, él tenía mucho que contar y debía ser en solitario.

El desencanto de Nacho Vegas, es un recorrido por su Asturias, por la relación con su padre, sus adicciones, su sexualidad, sus influencias. Este libro desentraña a un cantautor que no tuvo miedo en salir al escenario a cantar sus miserias en castellano. Cajas de música difíciles de parar, fue un álbum demoledor que hablaba de un adicto a la heroína. Nadie antes se había atrevido a mostrarse tan trasparente, los heroinómanos eran aquellos sucios de chándal que se picaban en el extrarradio de las ciudades. Esto era distinto, un chico con éxito se declaraba abiertamente adicto al caballo, pero es que además era de una generación posterior a la de los 80, más informada e instruida.

Cajas de música difíciles de parar o El desencanto de Nacho Vegas, es un libro sincero y demoledor. Una muestra de cómo desentrañar, puede traer obras de una calidad asombrosa. Este libro, al igual que el disco en el que se inspira, es tal vez una de las obras más sinceras de este siglo XXI. Algo irrepetible difícil de superar.

 

Share This