UA101349465-1

nuevavulcano_ggif

Nueva Vulcano: Todo por el bien común

Por Sandro Maciá

De los grandes cambios nacen los grandes avances. Si pensamos así, seguramente dejemos de ser de aquéllos que perciben toda alteración de sus rutinas como una catástrofe y, probablemente, pasemos a formar parte del otro bando, de ése que goza de la vida desde el positivismo y no teme al progreso, sino que acepta cada hecho como llega, con naturalidad y afán de superación.

¿Límites? Los justos, los mínimos. Sin miedo al cambio o a emprender, nada nos parará. ¡Y vaya si se interioriza rápido esta máxima! Sobra con echar un ojo al panorama musical y a su evolución para observar que, a ritmo de idas y venidas entre bandas y estilos, al estilo de cruces de caminos, no han sido pocos los interesantes frutos obtenidos.

Uno de ellos, uno de estos grupos que nace de la conjunción entre componentes de otras formaciones y que, visto el éxito, refuerza mi idea de abogar por el tráfico –voluntario- de músicos, es el cuarteto barcelonés formado por Artur Estrada (guitarra y voz, procedente de Aina), Albert Guárdia (baterista que llegó de The Moon Men), Wences Aparicio (bajista que aterriza desde Shanty Rd) y Marc Clos (que se une al trío anterior para ocuparse de la percusión).

Conocidos como –venga, vamos, que ya salimos de dudas- Nueva Vulcano, estos chicos no han parado desde su (re)nacimiento musical como banda, momento en el que enfilaron su camino hacia el éxito –así lo atestiguan sus últimos trabajos en Bcore: Principal Primera (2004), Juego Entrópico (2005) y Los Peces de Colores (2009)-, un camino del que no se han salido hasta la fecha y que, a juzgar por su actividad estos días, no piensan abandonar.

Y es que, justo este mes, los Nueva Vulcano están de doble estreno. A falta de uno, ¡dos! Dos son las razones que nos llevan a poner la vista y el oído sobre los catalanes, pues en su “sweet november” han regresado por la puerta grande: presentando un –esperadísimo, desde antes de verano- doble single y protagonizando un libro de fotografías.

En cuanto a lo estrictamente musical, como anuncian desde la propia Bcore, ambas canciones del single (Mogollón y Todo por el bien común) surgen de ese “momento en que no sabemos hacia donde vamos, a pesar de que nos dediquemos a hacer la misma canción desde hace 10 años” y de esa  “sensación de incertidumbre e innovación” que fructifica, al hablar de Mogollón, en “un guiño a nuestros clásicos de los noventa” y que aporta, si nos centramos en Todo por el bien común, la gran novedad histórica del grupo: un estribillo tranquilo.

Por lo que se refiera al salto de Nueva Vulcano al papel –no menos importante, por supuesto- el valiente responsable de subirse a la rockera furgoneta de los cuatro músicos y dar fe de todo lo ocurrido durante su última gira es Alberto Polo, autor de Hasta la boya y volver (2013), crónica visual de las hazañas ocurridas durante el tour de Los peces de colores, aventuras que esperamos (impacientemente) poder vivir en alguno de los próximos directos de la banda.

Sigámosles la pista…

Share This