festivaleroticog

Festival Erótico mal programado

Por Gemma Juan.

Crearse expectativas con respecto a algo no siempre resulta satisfactorio y eso es lo que me ha ocurrido a mí con el Festival Erótico de Alicante que se ha celebrado el 9 y 10 de noviembre en IFA. No se si es debido a que fui el domingo y no el sábado como mucha gente me recomendó, pero somos muchos los que el sábado trabajamos y no podemos acudir a ningún evento, sobretodo si es fuera de nuestra ciudad. Por lo tanto me imagino que todo lo gordo y todo lo que anunciaron los medios de comunicación unos días antes se llevó a cabo SÓLO el sábado y no el domingo, un hecho que puede que también ocurriera el año pasado porque el domingo el recinto brillaba por la escasez de público.

Sintiéndolo mucho debo decir que después de una semana de espera para poder acudir al festival, me ha defraudado completamente. Sé que Alicante no puede competir a nivel de este tipo de eventos con Madrid o Barcelona que es donde van todos los actores porno más conocidos, pero creo que el evento así lo merecía, y es por eso que noté la ausencia de grandes profesionales del sector y no artistas con poca experiencia en el escenario. También hay que apostar por las ciudades más pequeñas y no sólo por las grandes capitales.

Durante los espectáculos pudimos ver sexo lésbico, tríos lésbicos, sexo heterosexual,  y alguna escena sadomasoquista que dejó mucho que desear. La más aplaudida fue una de las artistas que se metió un dildo de34 cmen la boca, seguida por la chica que se sacaba unas perlas larguísimas de su coño o una rubia muy graciosa que eyaculaba agua sin parar para el disfrute de los chicos de las primeras filas. Alguna actriz incluso le dio el mando a distancia de un huevo que tenía metido otra actriz a un chico del público para que pulsara cuantas veces quisiera y así vibrara el huevo dentro del coño de la actriz. Pero la sensación que teníamos mis acompañantes y yo es que cuando habías visto dos espectáculos ya lo habías visto todo. Siempre era lo mismo de lo mismo, simplemente cambiaba el escenario, ya que había varios diferentes. Pero lo malo es que todos los shows estaban seguidos y no dejaban ni 5 minutos para que la gente pudiera aprovechar y ver las tiendas

Lo más destacado del festival fue la gran asistencia de mujeres de todas las edades al festival, lo cual no evitó que las primeras filas para ver los espectáculos fueran colapsadas por chicos cámara en mano que provocaban que nosotros, que estábamos en tercera o cuarta fila, no pudiéramos ver nada.

La oferta comercial también dejó mucho que desear, más de lo mismo y ninguna novedad en cuanto a productos. Quien haya ido últimamente a un sexshop o haya hecho una reunión tupper-sex sabe lo mismo que yo, puesto que no había nada nuevo. Lo básico. Lencería, corsés, arte, dildos, publicidad de clubs para parejas liberales o de empresas para realizar tupper-sex.

La semana anterior al festival los medios de comunicación anunciaban ya una mayor cantidad de artistas masculinos con motivo de la gran afluencia de mujeres en los últimos eventos de este tipo, pero es algo de lo cual yo no pude disfrutar. En la gran mayoría de espectáculos eran de sexo lésbico, tríos, o heterosexual pero repitiendo los chicos. Tampoco encontré la zona para interactuar con los profesionales del sector o la zona para parejas liberales. Así que creo que mi mayor fallo fue no acudir un sábado, pero si es un festival de dos días, debería estar mejor repartido, porque si no lo que acabarán consiguiendo es que en años posteriores no acuda nadie en domingo, y una de ellas seré yo.

Share This