UA101349465-1

rosa_montero_g

Un doble diario de duelo

Por Eduardo Boix

La muerte, el dolor, son dos palabras tan normales como temidas en esta sociedad aparentemente tan vitalista. La literatura está repleta de una y de otra, se podría decir que sin ellas no habría literatura. La muerte, tema tan universal, últimamente ha vuelto a ser recurrente para varios escritores, que sin saberlo, han vuelto a poner de moda algo denominado como literatura de duelo. Varios son los libros de los que he reseñado en letras en vena sobre tan arcana y temida compañera de viaje.

La ridícula idea de no volver a verte, no es una novela al uso. Un libro original que nos muestra tanto la vida de los Curie como de Rosa Montero y su marido. Cuando la editora de Seix Barral pensó en Montero para hacer una introducción al diario que escribió Marie Curie tras la muerte de su marido, no supo que vendría una de las novelas más lúcidas sobre el duelo que se han escrito. Rosa Montero, tras leer el mencionado diario, sintió que la historia de esa mujer fascinante le llenaba la cabeza de ideas y emociones. La ridícula idea de no volver a verte nació de ese incendio de palabras, de ese vertiginoso torbellino: <<Éste es un libro sobre la vida… apasionado y alegre, sentimental y burlón.>>

La ridícula idea de no volver a verte, no es una novela sobre la supervivencia al ser querido, tampoco es un manual sobre como sobrellevar el duelo. Al hilo de la extraordinaria trayectoria de Marie Curie, Rosa Montero construye una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, el análisis de nuestra época y la evocación íntima; habla de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la ciencia y de la ignorancia, de la fuerza salvadora de la literatura y de la sabiduría de quienes aprenden a vivir con plenitud y ligereza.

La ridícula idea de no volver a verte, es un viaje a lo más profundo del ser humano, hacia el dolor, hacia la soledad. Una novela inclasificable y brillante donde fotos, anécdotas, se aúnan para contar dos grandes historias, la de los Curie y la de la propia Rosa Montero. Al leerlo te sientes partícipe de una confesión de la autora, el guardián de un secreto tan arcano como profundo, testigo de un dolor tan profundo como es la pérdida de un ser querido. Una novela tan arriesgada como literaria, un placer lleno de alta literatura.

Share This