UA101349465-1

XoelLópez_g

Xoel López se adelanta a su segundo disco

Por Sandro Maciá.

No es la primera vez que un artista demuestra su amor por la tierra que le vió nacer y crecer. De hecho, ésta tampoco será la última ocasión en la que un músico haga de la ciudad en la que dio sus primeros pasos un motivo sobre el que emprender el complicado reto de homenajear las pequeñas cosas que amamos.

No obstante, quizá por lo especial que me resultan estas fechas de magia, hogueras y noches de playa, o por la aparente humildad con la que se presenta el homenaje en cuestión en manos de un grande del indie –olvidemos las salidas del camino estrictamente alternativo-, el último trabajo de Xoel López parece no ser una condena al sufrimiento de escuchar detalles y hazañas que ni nos van ni nos vienen.

En su caso, el que ya pasara por las páginas de este webzine con su Atlántico, nos ofrece ahora una doble sorpresa: dos canciones, dos singles que se agrupan bajo el nombre de Canciones Paganas (Esmerarte, 2014) y que, con la (romántica) intención de recuperar el concepto de “sencillo” al estilo de la vieja escuela, se publican de forma independiente y con un sonido, producción e instrumentación diferentes a lo que nos encontraremos en el que será el segundo disco de Xoel López como tal, cuyo lanzamiento está previsto para otoño de este mismo año y que sin duda supondrá otra vuelta de tuerca en la carrera del gallego.

Editado en vinilo y digital, dos son las composiciones “paganas” que nos ofrece el joven de A Coruña: “San Juan” y “San Amaro”, disponibles ya digitalmente y en breve en soporte físico, y caracterizadas por un toque muy personal.

Por una parte, Xoel dedica San Juan a la noche más mágica del año y, puestos a rizar el rizo de lo especial y –casi- extrasensorial, se conoce que la compuso ya hace unos años en Buenos Aires, muy probable y lógicamente en un ataque de morriña que le sirve de empuje para embarcarse en un viaje atemporal hacia el barrio de Caballito, en pleno centro Porteño. Pese a descartarse del repertorio que finalmente quedó como definitivo en Atlántico, el sentimiento que da vida a este tema hace que el artista la recupere ahora con nuevos aires desenfadados, con instrumentos acústicos y varias voces que parecen estar cantando alrededor de una hoguera, del fuego mágico que inunda cada año los cientos de metros de las playas gallegas la noche del 23 al 24 de junio, la más corta del año.

Por otra, San Amaro fue concebida en A Coruña, en periodo vital en el que la ciudad, a su vuelta de Buenos Aires y antes de instalarse de nuevo en Madrid, arropó al ex-Deluxe durnate su rutina diaria, en sus paseos en bicicleta desde su casa, frente a la Torre de Hércules, al local de ensayo, contiguo al cementerio de San Amaro, al lado del mar, lugar donde Xoel pudo disfrutar de dos momentos que, seguro, acabaron de forjar esta canción: una visita guiada y un recital que conmemoró su bicentenario.

Playa, bici, recuerdos, Galicia y el regreso de un buen músico… Vamos bien, muy bien.

 

Share This