UA101349465-1

filibusters_g

Retomando el primer Ep de MAI MAI

Por Sandro Maciá

El mundo se encuentra dividido. Siento decirlo, pero así es. Actualmente vivimos una situación de imposible reconciliación entre aquellos que aman a un famoso anuncio de cerveza protagonizado por la “jet” del moderneo (sea musical, artístico o deportivo) y, por el contrario, aquellos que lo odian.

¿Qué pasará? ¿Estallará una guerra en la que ninguno de los bandos tenga reparo en enredarse la melena o mancharse para liarse a golpes en defensa o rechazo a ultranza de la pandilla que empuña su bebida entre felicitaciones navideñas en el espot? No. Nadie se atreverá a eso porque la valentía es una virtud en vías de extinción… al menos en algunos sectores.

Y es que, en la música, por suerte, aún quedan talentos que luchan por defender su opinión y su saber hacer, cervezas y postureo aparte. Este es el caso, precisamente, de los MAI MAI, una banda de Valencia que se pone la guitarra –y todo lo demás, cómo no- por montera y decide autoproducir un Ep en 2013, un trabajo de seis canciones que ahora recupera Flor y Nata Records para el gusto y deleite de los indie rockeros valencianos.

Viviendo por y para esto desde 2012 y habiendo presentado sus temas en más de 20 escenarios, el grupo formado por Mario Sancho (Voz y bajo), Pau Berga (Guitarra y coros), Pau Belda (batería) y Miguel Alguero (guitarra) se define como una formación de rock abierto a influencias germanas que se mueve en un espectro variable, estando a veces más próximo a composiciones de Foo Fighters y, en otras ocasiones, a sonidos del corte de Platero y Tú o de los “funkeros” ritmos –sutilmente tomada dicha referencia, por supuesto- de Red Hot Chili Peppers.

Además, a la fiel presentación que así mismos se hacen, hay que añadir esta banda tiene el valor añadido de no perder su esencia y optar por el valenciano como lengua única de todas sus canciones, unos himnos, que ya desde el primer tema (La cançó que mai s’acaba) demuestran potencia y vitalidad al grito de “para el món, la cançó que mai s’acaba”.

Tras ella, tras esta canción “sin fin”, encontramos otras como Quatre (combinación muy equilibrada entre electrónica y guitarras y percusiones funk y rock), Filibusters (energía pura y versos intrigantes: “Hui sentzillament explota tot / i no s’ha fet de dia encara / només queda cridar fort / naix la llum mentre el món s’apaga”) o la guinda del sexteto, la encargada de clausurar el trabajo: Invencibles.

Grabado por Tono Hurtado en los estudios Caramelo de Moncada y Río Bravo de Xirivella y coproducido por el citado Hurtado y la banda, este disco tiene aún un buen camino por recorrer y, seguro, será el primero de una discografía que está por llegar. Arriben els MAI MAI! Si!

Share This