UA101349465-1

coleccionistas_g

Coleccionistas, electropop desde el Turia

Por Sandro Maciá

Como ese remedio que nos nutre de energía para afrontar los días grises. Como ese chute de aire que despeja toda alergia otoñal. Como ese último aviso de que aún hay tiempo para pegarnos esos bailes que nos quedaron por dar en verano. Como esa llamada de atención que nos hace reaccionar y nos empuja a saltar, de noche en noche, hasta comernos todas las madrugadas y amanecer con las suelas de las zapatillas despegadas. Así es como llega, tan impetuosa como ágil, una banda conocida por muchos que, en breve, será amada por todos.

Es el caso de Coleccionistas, una formación que, según su propia presentación, podría concebirse como nacida a partir del azar, de la –dulce- coincidencia de tres músicos en una ciudad, Valencia, que se convierte en el punto de partida, tanto geográfico como vital, de un proyecto musical sentido, querido y cuidado desde sus inicios.

Sin prisa, pero sin pausa. Cocido a fuego lento, pero sin excesivo reposo. Con el placer de saber que uno está haciendo lo que le gusta y con la seguridad que eso conlleva. De esta manera se ha ido consagrando el trío formado por Remi Carreres (ex Glamour, ex Comité Cisne), por Tórtel (pseudónimo bajo el que triunfa, en solitario y paralelamente, el ex Ciudadano Jorge Pérez) y por Víctor Ramírez (padre por partida doble, tras la edición de su disco “Ramírez” en marzo), y de este modo ha ido tomando forma el que ahora es su fruto, su homónimo debut: Coleccionistas (Demian Records, 2015).

Compuesto por ocho canciones de corte electropopero, experiencia y experimento se dan cita a lo largo de todos los tramos de este primer Lp, de esta travesía que Remi, Jorge y Víctor, junto a  otros invitados –como Alberto Rodilla, Raúl Pastor, Jhonny B. Zero y Carlos Ortigosa-, ofrecen a todos aquellos amantes de los matices, de la diversidad, de las letras sutiles y de los ritmos, unos ritmos que navegan entre lo lineal y lo cambiante.

¿Extraño? No. Por paradójico que parezca, en  este ir y venir de lo formal a lo imprevisto, todo tiene su sentido. De hecho, desde los inquietantes efectos sonoros de Amor zombie –encargada de abrir el disco, de una forma tan envolvente como divertida- hasta la sugerentemente creciente Proyectos electrónicos para Adán y Eva, son varias las composiciones que dan fe de ello, como: Fantástico zorro -que bien podría compararse con obras de bandas referentes en el panorama, muy cercana al estilo “synth” y enérgico de los archiconocidos Ellos-, Así salga bien o Pronto habrá más  -tracks de pop vivaz y aires casi discotequeros–, o Buena voluntad y Por puro placer  -pistas dadas al recreo en la voz, en el tiempo y en la profundidad de los sonidos–.

Además de esto, si en lo artístico lo han tenido claro, en lo técnico también. Y es que, Coleccionistas –grabado en AS Estudio, Music Room Studios, Frus Palace/Rauelsson Mobile Studio-, ha contado con la mano de Antonio Ladrillo para el apartado gráfico y de diseño, con la producción del mismo Remi Carreres y con la masterización de J.J. Golden.

Un trabajo digno de coleccionar.

Share This