UA101349465-1

descomprension_G

Solo en retrospectiva se encuentran patrones, no explicaciones al pasado.

Por Ana Olivares

Juli Zeh es una escritora alemana que lleva más de doce años cosechando distintos premios literarios por sus libros. Ha sido comparada con George Orwell por la crítica social que hace en su último libro titulado el Método, aunque ella afirma que se parece más a Aldous Huxley…En mi opinión por su prosa mordaz y su forma de entender el mundo yo diría que tiende más a pensar como Albert Camus en su “filosofía de lo absurdo”.  Y ya, dejando a un lado las pedanterías literarias, me dispongo a analizar “Descompresión”, una novela en la que cada uno de los personajes piensa y habla de modo totalmente opuesto a los actos que luego llevarán a cabo. Creando de esta forma un juego psicológico en el que el amor, la pasión y el odio van a la par impidiéndonos reconocer la realidad de la mera fantasía. Mediante un periodo de tiempo determinado -las dos semanas que duran las vacaciones de Theo y Jola- haremos un recorrido por la mente humana; por los rincones más oscuros e íntimos de ésta hasta lograr alcanzar una verdad nítida como el agua. Dicha verdad está enmascarada, aunque en resumen habla de nuevos comienzos; que sean favorables o no dependerá de nuestra forma de juzgar las distintas situaciones que aquí se nos presentan.

La excéntrica pareja conformada por Theo y Jola -escritor y actriz respectivamente- irrumpe de lleno en el mundo de Svens, un instructor de submarinismo el cual abandonó su título de abogado para ejercer su vocación en el mar de las costas de Lanzarote. Junto con su novia Antje y algunos amigos lleva una rutina sencilla, alejado de los juicios de valor pues su máxima consiste en no involucrarse en la vida de los demás. Justo lo contrario que pretenden Theo y Jola, la pareja de turistas alemanes que tratan de superar los problemas que arrastra su complicada relación-repleta de abusos y humillaciones-escogiendo a Svens cómo participe de su tóxico juego de egos. Y quiera Svens o no, ya está sumergido de lleno en el fondo de los oscuros pensamientos y maquinaciones de sus extravagantes alumnos.

Conoceremos a Jola a través de su diario donde anotará fechas y relatará sus experiencias durante las vacaciones. Sin embargo el narrador principal será el profesor Svens, quien inevitablemente se obsesionará sexualmente con la exuberante Jola, la que despierta en él un deseo desgarrador mientras soporta el peso de la implacable mirada de Theo. Y sin darse cuenta, hasta sus amigos y su novia dan por hecho que mantiene una aventura con Jola… pero ¿hubiese sido mejor haber dicho que sí?

Una novela que catalogaremos como thriller pasional y psicológico repleto de tensión; con un final que se nos antojará evidente y confuso de igual forma. Porque dentro de un triángulo amoroso nadie puede salir indemne a las consecuencias…O quizá ¿sí?…Dejando a un lado las reflexiones a la que lleguen sus posibles lectores, debo afirmar que pese a su cambiante estructura y enrevesada trama: matrimonio excéntrico y autodestructivo frente a la bondad de un joven profesor de submarinismo que pierde el norte; además el escenario mediterráneo y “peliculero” del tipo “Lucía y el sexo” de Julio Medem (pero sin mucho sexo), encontramos  acción, suspense y tensión argumental suficiente como para detenerse a recomendar sus fugaces doscientas ochenta y cinco páginas. Como despedida os dejo con las palabras que la propia Juli Zeh contestó a un periodista español durante una entrevista: “Vive alegremente, fuma si quieres y come todo lo que te apetezca”.

 

Share This