UA101349465-1

eljuegosiguesinmi_g

Una novela de iniciación

Por Eduardo Boix

La muerte así tal cual es una de las situaciones más duras que puede vivir un ser humano, si es de un ser querido y de forma trágica más. Mi vida ha estado, quizás, demasiado marcada por el duelo, las idas, los viajes a ninguna parte. Para un escritor, estas situaciones, con el caldo de cultivo de lo que, tal vez, pueda ser la obra de toda una vida. La muerte es, creo yo, el tema universal por excelencia. Todo lo que conlleva a esa circunstancia tal vez puede crear la propia literatura.

El juego sigue sin mí de Martín Casariego es una novela de iniciación donde la ausencia y los silencios juegan una gran baza. Ismael recuerda la época en la que, cuando tenía trece años, sus padres contrataron a Rai, un chico cinco años mayor que él, para que le diera clases particulares. Tras una primera sesión poco productiva, establecieron un pacto: el alumno estudiaría por su cuenta y el profesor le hablaría de libros, de películas, de música, de la vida… También de Samuel, un joven que se citó por carta con su exnovia, con la amenaza de que si no se presentaba se suicidaría.

Con este punto de partida, Martín Casariego ha escrito una novela de iniciación, una novela sobre el paso de la adolescencia a la madurez; sobre la familia y las nuevas formas de relación entre los jóvenes; sobre la intensidad de una etapa tan decisiva en la vida; sobre el peso de la existencia y cómo aliviarlo. Una historia marcada por las sombras, las dudas y los secretos, en la que la ballena blanca de la que el narrador ha estado huyendo acabará por presentarse inesperadamente años después, cambiándolo todo e impulsándole a replantearse lo que ocurrió.

Martín Casariego nos ha vuelto a regalar un libro intenso. Su literatura es intensa, como la vida misma. Casariego nos muestra los cambios de uno a otro estado de una forma magistral. España necesitaba una novela de iniciación al estilo británico o estadounidense sin dejar de ser española. El juego sigue sin mi es una obra con aristas, con sombras y con dudas, una obra repleta de vida en estos tiempos tan inciertos.

Share This