UA101349465-1

fiebre_g

El duelo y sus laberintos

Por Eduardo Boix

En la literatura en general y en la española en particular se ha puesto de moda lo elegiaco. Es decir, la literatura como canto a lo perdido ha cogido fuerza. En pocos años varios son los títulos que nos cuentan de forma ficcionada o no ficcionada sucesos de duelos. El año del pensamiento mágico de Didion, La hora violeta de Sergio del Molino, Amarillo de Félix Romeo, La ridícula idea de no volver a verte de Rosa Montero o Mortal y rosa de Umbral son ejemplos claros y contundentes de que la temática del duelo ha llegado a los lectores.

Fiebre de Matías Candeira recoge el testigo de los libros anteriormente citados aunque este libro es de ficción. Ya lo repite Cercas en su libro El impostor: “La realidad mata, la ficción salva”, este mantra que aparece en toda la novela del autor de Gerona podría enlazar con la novela de Candeira. Fiebre es una obra, no solo de la pérdida, también es un ejercicio sobre la redención del dolor, la dificultad de asimilar las adversidades o como la vida se construye a base de memoria. Pero no es solo eso, Fiebre no podríamos encajarla solo como una novela sobre el duelo o la ausencia.  También es una obra negra, despiadada, fantástica a partes iguales. Un claro ejercicio más allá de la literatura, o de las entrañas de la misma. Prosa poética, narración fluida, Fiebre es una novela mutante donde los géneros confluyen con maestría y oficio.

El propio Candeira dice que en la novela “es una narración donde se puede sentir el peso de los muertos”, pero ¿Cuánto pesa realmente un muerto? O mejor ¿Cuánto pesa el dolor de la pérdida? Eso no lo podremos nunca saber lo que sí es real es que Fiebre es una novela donde se subraya y se trabaja sobre ella. Caníbal, que así llaman al protagonista, nos conduce a u investigación y la acabamos haciendo un poco nuestra. Esta novela de atmósfera angustiosa como las películas de Lynch, bebe mucho de las fuentes de Kafka, autor al que admiro y del cine ya que es una novela muy visual, como una toma detrás de otra, montadas como en una sala de edición. Fiebre es una novela que te hace pensar y replantearte muchas incógnitas que quedan cuando un ser querido se va, una obra que fascina y deja un buen sabor en la boca. Una apuesta acertada y necesaria de la editorial Candaya.

Share This