UA101349465-1

cabanaheidegger_g

Un espacio para pensar

Por Eduardo Boix

Siempre me han llamado la atención los lugares de trabajo de los artistas que me han podido interesar en cada momento. Dependiendo de su distribución, pueden decir mucho de una persona. Los libros, el color de la madera de los muebles, la música que escucha, los objetos decorativos, todo es un mundo que define muy bien al artista y a su proceso creativo. A veces indago, con documentales o con revistas, en los espacios de los personajes que me interesan. Me siento un poco vouyer.

La cabaña de Heideger Adam Sharr  trata de una intensa relación entre el lugar y la persona. En verano de 1922, el filósofo alemán Martin Heidegger (1889-1976) se mudó a un pequeño refugio construido para él en las montañas de la Selva Negra, al sur de Alemania. Heidegger llamó a este edificio la cabaña. En ella trabajó en muchos de sus más famosos escritos, desde las primeras conferencias que cautivaron a los estudiantes o los primeros apuntes de Ser y tiempo, hasta sus últimos y tal vez más enigmáticos textos. Heidegger pensó y escribió en la cabaña a lo largo de cinco décadas, a menudo solo, reclamando una intimidad emocional e intelectual con el edificio, sus alrededores y el paso de las estaciones. Este libro realiza un recorrido alrededor de la cabaña, su entorno natural y su habitante, un análisis que se adentra en las circunstancias de la construcción de la casita, su propia configuración y el uso que el filósofo hacía de aquel espacio. Si, en palabras del propio Heidegger, la cabaña le ponía en riguroso contacto con la existencia, este texto, a caballo entre el relato y el ensayo, trata de dilucidar cómo la cabaña le puso en contacto también con su pensamiento.

Sharr nos contextualiza al autor germano con su ser y su tiempo. Aquella cabaña nos ha traído las mejores obras de la filosofía contemporánea. Naturaleza y creación van de la mano. El proceso de escritura tiene algo de florecer y de saber aunar tiempo y espacio. Los escritores se asemejan a los arquitectos en la forma que conjugan el espacio a la hora de crear sus obras.  El espacio y el tiempo son pilares fundamentales en el proceso creativo, de Heideger y de cualquiera. Aquella cabaña dio al filósofo alemán, el espacio y la serenidad que necesitaba para hacer la obra que nos donó en testamental sabiduría. Esta obra es la pieza clave para entender al filósofo y al hombre. Una obra imprescindible.

Share This