UA101349465-1

lostuercas_g

Rock valenciano, llegan Los Tuercas

Por Sandro Maciá

Pisando fuerte pero sin tomar atajos ni dar veloces carreras. Huyendo de la prisa y sabiendo qué se hace. Clavando las espuelas en el suelo y haciendo de la firmeza una virtud a la hora de ir marcando el terreno con sólidas pisadas…

Así, con esa determinación y a golpe de botín rockero, es como regresa al panorama musical un grupo que se empieza a consolidar en lo que a formato de larga duración se refiere, una banda de estilo que, sin embargo, no hace ascos a los matices o a pasear sobre los difuminados límites del rock puro: Los Tuercas.

Nacidos en Valencia y originarios de Torrent, estos jóvenes que nos fueron sorprendiendo, en su día, con aportaciones musicales nada desdeñables  como “Piruletas” (2007) –su primer EP-, “Glamour” –Lp que vio la luz en 2008- y “Los Tuercas” (2011) –que lanzaron ya configurados como trío-,  vuelven a la carga con Guigneooza” (2015),  su flamante y recién horneado cuarto Cd.

Más mestizo que sus anteriores obras y volviendo a significarse al lado del rock y de las influencias sureñas de dicho estilo, este nuevo trabajo de los valencianos se compone de un tracklist que destaca por mantener, canción a canción, un nivel enérgico y equilibrado, combinando los guitarreros inicios de algunos temas con melodías más pausadas, y no permitiendo que decaiga un ímpetu que se va desplegando desde En el infierno estoy –primer corte- hasta la imparable Chica Rock’n’roll.

Claros ejemplos de semejante vibración y entrega a las cuerdas, percusiones y voces –siempre en castellano-, serían Bares y Mataderos –primer sencillo que se extrajo de Guigneooza y que goza de originales versos para expresar la dulce rendición frente al destino o a la amada que se cruza en el camino-, Lobo feroz –marcados compases y pausado ritmo para una melancólica confesión sobre lo difícil que es olvidar a quien nos marca con su esencia- o La buena cara –sincera declaración de intenciones: “Con mi entrega y tu paciencia. Seguiremos hacia delante”-.

 

Además de ellos, temas como Mexicana, El rock no acabará o El blues de Robert Johnson, no deberían ser tratados con menos atención, pues también son parte importante de Guigneooza, contribuyendo a hilar ese paseo que Carlos, Nando y Ángel nos invitan a dar por las nostálgicas sensaciones de amor, derrota, olvido y entrega que, temáticamente, conforman cada pieza del disco.

 

Grabado en directo -bases y guitarras en el estudio La Nau (Alcacer) y voces e  instrumentación  en  Pandemonium Sudios- y producido por Uve Martínez (Sokolov, Peepshow, Skimoes, Groovettes…),  este Lp suda rock (más clásico unas veces, más contemporáneo otras) por todos sus poros, tanto en lo musical como en lo textual, siendo en sí un perfecto motivo para no perder la pista a Los Tuercas, quienes, por si fuera poco, ofrecen una cuidad presentación física de su trabajo gracias al arte final de David Lanza (The Monkey Creative Arts).

 

Share This