UA101349465-1

Angelica_Huston_g

Los recuerdos de una estrella

Por Eduardo Boix

Los recuerdos nos invaden la mayoría de las veces y nos atrapan sin saber claramente que va a pasar con nosotros. Son como terremotos internos que nos remueven todos los sentimientos. Las biografías o la autoficción consiguen hacer algo de esto, remueven por dentro y por fuera, consiguen hacer que todos nos sintamos identificados con lo que leemos, porque aunque no lo parezca, la vida de todo el mundo se parece y los recueros de otros te pueden llevar a tu interior primario-

“En el transcurso de los años he oído decir que mi padre era un donjuán, un bebedor empedernido, un jugador, un machote, más interesado en la caza mayor que en rodar películas -escribe la actriz-. Es cierto que era derrochador y dogmático. Pero era un hombre complejo, autodidacto en gran medida, curioso y muy leído. No solo las mujeres, también los hombres de todas las edades se enamoraban de él, con esa extraña lealtad y paciencia que los varones reservan a sus congéneres”. Tal vez esta es una de las reflexiones que mas me han impactado de Mírame bien la autobiografía de Angelica Huston. Angelica Nació en el Hospital Cedars of Lebanon de Los Ángeles, mientras su padre rodaba en las cascadas Murchison, en el río Nilo, en el corazón profundo del Congo Belga,La reina de África. Por allí estaba Katharine Hepburn, una actriz en el cenit de su carrera, Humphrey Bogart, a quien acompañaba su esposa, o Lauren Bacall, ya toda una estrella del celuloide. Cuenta Anjelica Huston que, cuando el mensajero le entregó el telegrama, su padre le echó un vistazo y se lo guardó en el bolsillo; Katie Hepburn exclamó: “Por el amor de Dios, John, ¿qué dice?”. Y el gran cineasta respondió: “Es una niña. Se llama Anjelica“.

Angélica es una grande de Hollywood hija del gran John Huston ex de Jack Nicholson ha trabajado con casi todos los grandes directores de la industria gente como como Woody Allen y Francis Ford Coppola. onoció de cerca a Carson McCullers, John Steibeck y Marlon Brando, posó para Richard Avedon. Una vida repleta de vivencias muy bien narradas. Anjelica Huston se nos muestra como una gran contadora de historias. Un libro sin tapujos que cuenta los hechos buscando la verdad.

Share This