UA101349465-1

nosoyesetipodechica_g

Lena Dunham icono de la generación Girls norteamericana

Por Gemma Juan

He terminado de leer “No soy ese tipo de chica” de Lena Dunham. Hasta este momento no conocía ni el libro, ni la autora ni la serie “Girls”, creada, protagonizada y dirigida por ella misma.

Lena Dunham es todo un icono para la sociedad norteamericana de su generación, la llamada generación Girls: la tv de las mujeres, (la serie se emite en España en Canal +) y actualmente cuenta con más de un millón y medio de seguidores en Twitter y otros tantos en Instagram, y mientras tanto yo no tenía ni idea de su existencia. Quizás es porque no me considero parte de esa generación llamada Girls.

Las críticas dicen que Dunham representa a toda una nueva generación de mujeres y que refleja a la perfección sus ganas de vivir y sus preocupaciones. Habla sin tapujos de las bragas de algodón cómodas, de los llantos en la oficina y de la vida nada perfecta que llevan  la mayoría de las mortales. Mi opinión es diferente, yo, al igual que Dunham, también tengo celulitis pero me encuentro muy lejos de el tipo de chica que ella define en este libro, puesto que lo veo demasiado radical. No sé si será por el humor americano o porqué, pero tanto pensamiento lésbico, vegano y negativo ha provocado que no me enganche nada de nada. No es un mal libro, simplemente es un libro que no está hecho para mí.

Antes de terminar de escribir este libro (su primer libro), Dunham ya había recibido por él una oferta de tres millones de dólares tras proclamarse sin reparos “la voz de una generación”, motivo suficiente para convertirse en una de las personas más influyentes de la cultura estadounidense con tan sólo 27 años.

No soy ese tipo de chica” es una colección de ensayos de la autora escritos en diversas etapas de su vida. Así, mientras que en la introducción se presenta como una chica de 20 años, a lo largo de todo el libro podemos leer historias que abarcan desde la infancia hasta su actual trabajo en Girls. Y es que la autora lleva desde niña documentando compulsivamente su vida. Por eso, este libro es, ante todo, una autobiografía, la historia de alguien que, con menos de 30 años, puede jactarse de tener suficientes experiencias como para presentar unas memorias a tan temprana edad.

El libro narra el proceso de transformación que ha experimentado a lo largo de su vida para llegar a convertirse en la mujer que es hoy en día, aún “insegura”, tremendamente imperfecta, pero capaz de respetarse y valorarse a sí misma en un entorno en el que el resto del mundo se empeña en decirle que no tiene derecho, ¿por ser mujer?

A lo largo de todo el libro, sus relatos son una provocación, un desafío, están escritos sin tapujos, sin ningún tipo de miedo a la sobreexposición, un hecho que quizás me hace pensar que no sea tan insegura como ella se presenta. Su principal objetivo es contribuir a que vivamos en un mundo en el que lo normal sea que aceptemos socialmente a una mujer que se quiere y se respeta, aunque tenga unos cuantos kilos de más.

El libro está dividido en cinco secciones a través de las cuales Dunham agrupa sus ensayos por temáticas: amor y sexo, cuerpo, amistad, trabajo y panorama general. No obstante, también creo que Dunham abusa un poco de listados sin importancia, como por ejemplo un mini diario de su dieta, o un email comentado como si fuera un clásico de literatura, que sinceramente, parece que lo use para rellenar páginas haciendo la lectura un poco monótona, que al final ha sido lo que me ha parecido este libro, un poco monótono para lo peculiar y polémica que es Lena Dunham.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share This