UA101349465-1

patria_g

Un pedazo de la historia de Yugoslavia.

Por Eduardo Boix

Una de las cosas que más me marcó en el colegio, y luego posteriormente en el instituto, fue la guerra de la antigua Yugoslavia, la llamada guerra de los Balcanes. Aquella fragmentación del territorio, los cambios de los nombres de los países, líneas en un mapa que fueron cicatrices en miles de  cuerpos. La historia de Yugoslavia es la historia del cambio continuo, del odio, del rencor. Los Balcanes fueron testigos del arranque de las dos guerras mundiales y de tantas masacres que han asolado sus tierras. Aquellos cambios constantes hicieron que nos tuviésemos que aprender de nuevo, varias veces los países de la zona.

Arrastradas por una madre que huye atemorizada del marido, Nina Bunjevac y su hermana abandonan Canadá y se instalan en la Yugoslavia de mediados de los años setenta. Un viaje extraño, el regreso a una tierra de la que la familia ya se había exiliado, un lugar marcado históricamente por el odio y los fanatismos políticos; otra vuelta a la rueda de dolor que siempre azotó los Balcanes. Al cabo de muy poco tiempo, el padre de Nina, anticomunista radical, morirá mientras prepara una serie de atentados contra embajadas y simpatizantes de Tito en Canadá y Estados Unidos. Y unos cuantos años más tarde, Nina acabará dibujando lo que no puede decirse. Porque Yugoslavia fue y es todavía la gran metáfora europea, la del intercambio y el rechazo, la mezcla y la pureza, la religión y la política, el espíritu de revancha y el espíritu de redención.

De un tiempo a esta parte la novela gráfica ha dado un salto cualitativo. La no ficción ha entrado en la ilustración. Libros como Patria son un claro ejemplo de reportajes ilustrados, vidas dibujadas que nos cuentan historias donde o bien tienen una base real, o son una biografía en formato cómic. La calidad de las mismas han hecho que se tome en serio el libro ilustrado, formato literario que hasta hace nada estaba considerado literatura para niños, aunque ha habido muchas colecciones para adultos. Patria es un libro que duele, un libro incómodo, de esos que te hacen pensar. Porque ninguna guerra es buena y porque el dolor siempre es universal.

Share This