UA101349465-1

siete-casas-vacias_g

La casa como personaje

Por Eduardo Boix

A lo largo de la historia de la literatura el relato ha sido considerado como un género menor. La novela siempre es la madre de todo género, la que manda y la que vende. Desde siempre yo he sido un lector voraz de relato y creo que no tiene nada que envidiar a una buena novela. Este mal llamado género chico es una de las explosiones de talento que podríamos conocer. Autores como Poe, Borges, Cortázar, Chejov, entre otros son buena prueba de que no es un género al que se le deba menospreciar en absoluto.

Siete casas vacías de Samanta Schweblin es un claro ejemplo de cómo un libro de relatos puede ser tanto o más grande que una novela. Por ello este libro ganador del Premio de narrativa breve Ribera del Duero, es un claro ejemplo de de oficio y talento literario. Los cuentos que componen este volumen nos hablan de espacios cerrados, pero almas abiertas. Samanta sabe muy bien hablar de los temores y de la condición humana, tan lúcida a veces y oscura y aterradora otras. Siete casas vacías son eso siete casas donde ocurren cosas extrañas, donde los miedos, las fobias y las filias afloran. Un libro donde reposa la sicología de una autora que disecciona muy bien el género humano. Schweblin nos conoce muy bien sabe como pensamos, como respiramos y como sudamos. Es capaz de, en unas líneas, crear atmosferas angustiosas. Las casas son el personaje real que une a todas las historias. Todas las casas tienen su propio olor, su propia atmósfera, su propia luz. Las casas de los demás siempre son más atrayentes que la nuestra propia, aunque a veces no lo sepamos. Schweblin ha sabido jugar con nosotros, nosha introducido en su laberinto y ha dicho, perderos que yo os encontraré.

Siete casas vacías de Samanta Schweblin, es un libro de sensaciones y sensacional. Los cuentos crecen por si solos, son historias que se agrandan a cada lectura que le damos. Como buena argentina Samanta es una excelente contadora de historias. Sorprende su maestría, su buen hacer. Siete casas vacías, es posiblemente uno de los mejores libros de cuentos de los últimos años. Una obra digna de la mejor biblioteca.

Share This