UA101349465-1

munar_g

15 Years Of Songs, de Steven Munar

Por Sandro Maciá

Cumplir años, con dignidad, no es tarea fácil… Sin embargo, por complicado que parezca, aun es posible encontrar a algunos privilegiados que dominan el arte de vivir el paso del tiempo con serenidad, teniendo claro que, en el camino de la vida, cuando uno va con paso firme, puede disfrutar del paisaje, sin miedo a echar la vista atrás y sin temor a esperar con ilusión lo que puede venir en un futuro.

No son muchos, de acuerdo. Pero, en lo que nos compete, musicalmente hablando, justo ahora, sí podemos señalar con el dedo –dejemos los modales, ¡arriba ese índice!- a uno de estos valientes que, sabedores de que una buena etapa debe ser recordada y tomada como el impulso para la futura superación personal, asume con orgullo las décadas cumplidas y el trecho recorrido: el gran Steven Munar.

Este músico, cantante y compositor de origen anglo-mallorquín, se ha convertido en estos días en el ejemplo vivo de esa manera de trascender, de cerrar etapas y de darlas a conocer, pues gracias a la edición de Flor y Nata Records, ve la luz en estas fechas “Steven Munar 2000-2015, 15 Years Of Songs”, una recopilación de las quince composiciones que han ido marcando, año tras año, su carrera y que, en su afán de darlas a conocer con mimo e ilusión, se presentan tal y como se grabaron originalmente, en algunos casos, o al estilo de versiones alternativas, sin olvidar alguna novedad.

Ahora bien, lejos de tratarse únicamente de canciones ya conocidas por el público asiduo al estilo melódico y, a veces, folk o pop de Munar, lo que hace grande a este recopilatorio es que cierra una etapa, sí, pero no a la antigua usanza. Es decir, no estamos ante un “The best of…”, sino que se nos ofrece la posibilidad de disfrutar, en palabras del propio autor de las piezas que lo componen, de “aquellas que tienen una fuerte carga simbólica” o esas que “no se incluyeron en ningún disco por algún motivo, pero merecen ser editadas”.

Así, gracias a esta filosofía y a una selección tan personal como acertada, esta obra de Steven Munar puede saborearse a ritmo de joyas como Heart and soul, Acid Rain, And if you want my records, The language of the birds o  Time traveller, todos ellos pertenecientes a su repertorio habitual; de novedades, como ocurre con Berlín, primer corte del tracklist, un tema que va creciendo poco a poco, en lo sonoro y en lo textual; de grabaciones nacidas en pleno proceso creativo de otros álbumes, como  pasa con There is a Place, que vio la luz durante la grabación del disco Break the Rules (2011) y cuya voz principal pertenece a Carrie Lewis;  de buenas ideas que no terminan de encajar en algunos proyectos, como Lover y espectacular intro de guitarra; y de versiones, como Why not your Baby de Gene Clark & Doug Dillard o la brillante Shiny Days –adorable esta reinterpretación en acústico-.

Un trocito de Munar nos llega en este disco, una parte de la historia de un incansable creador que, desde los años 90 ha cosechado distintos triunfos, ya sea con The Tea Servants, The Lunatics o The Miracle Band. Colofón inmejorable a un ciclo.

Share This