tantas-mentiras_g

El extraño mundo de Paco Inclán

Por Eduardo Boix

Hay libros que deberían ser desechados y libros que atrapan. Creo que en la vida esto te puede pasar con animales, personas, películas o cualquier objeto o ser que te pueda estimular. Pocas veces algo me ha podido dejar con la boca abierta. Mis años me hacen ser poco influenciable, no me sorprende casi nada y si algo lo hace es hasta la extenuación. El cuento en España está empezando a tener un nivel nada envidiable a autores hispanoamericanos, los cuales nos llevan años de ventaja. Cada libro de cuentos es una alegría una celebración.

Tantas mentiras, doce actas de viaje y una novela de Paco Inclán incluye un esperpéntico secuestro en una cafetería de Bogotá, un paranoico espionaje a tres excarpinteiros en una parroquia gallega, un hotel en la frontera colombo-ecuatoriana, un festival de cine en el Sáhara, un acto zapatista en el Zócalo del D. F., una encrucijada en la embajada de Corea del Norte en México. El narrador omnipresente y juguetón nos muestra un surrealismo viajero. Paco es un aventurero incansable y en su obra nos muestra las miradas de todo lo que ha visto y vivido. Este libro podría ser una crónica de viajes, interiores y exteriores, porque todo escritor escribe de lo de fuera mirando hacia dentro. Paco Inclán con su sello, nos muestra un mundo al que le gustaría darle un giro. Situaciones vividas, que a veces no son todo lo deseable que debería ser.

Tantas mentiras podríamos decir que es un experimento. Un libro donde el amor a los hechos y a las palabras está latente. Paco Inclán es un escritor que ama el oficio y eso se nota. Te hace disfrutar de principio a fin. Tan reflexivo como Cartarescu o tan gamberro como podría ser Tarantino, sin tener nada que ver con ellos, Inclán nos demuestra que tiene universo propio, cosa muy difícil en la literatura de hoy día. Me he quedado fascinado por este libro y por el experimento de la novela de once palabras. Un libro que me llevaría a una desierta, tal vez de los pocos que me llevaría y que no voy a dejar de releer.

Share This