UA101349465-1

florynata_g

Aniversario de FyN: treintena de hits

Por Sandro Maciá

Ay, mis Inhumanos… Mis queridos Inhumanos. Cuán orgullosos estarían de mí estos chicos –casi desconocidos por los más jóvenes de la sala, pero bien aborrecidos televisivamente por los que aquí ya superamos la década que comienza con un tres- si supieran que, desde hace unos días, no paro de hacer honor a aquel famoso hit que rezaba, una y otra vez, aquello de “me duele la cara…”. Bueno, orgullosos o, al menos, satisfechos. Porque, siendo sinceros, no es que mi locura transitoria me haya llevado a proclamar al mundo que soy víctima de mi propia guapura. Ni de coña. Si por algo saco a relucir aquellos versos de la citada comparsa -¿habría otro calificativo menos hiriente para este “grupete” de amigos empecinados en promocionar el culto a la burla en busca de la pseudocanción veraniega?- es para poder acabarlos de la siguiente manera: “Me duele la cara… ¡de sonreír!”.

Así es. Podrá sonar cursi y, tal vez, algo repipi. Pero es humanamente imposible no sucumbir a ese chute de felicidad que a uno le invade cuando se siente especial, a esa mueca perenne de alegría que nos atrapa cuando alguien nos hace sentir bien… Vamos, ese estado que todos deberíamos estar viviendo ya mismo, desde hoy, al haber tenido el privilegio de estar invitados al acontecimiento del verano, es decir, al XXX Aniversario de Flor y Nata Records.

¿No os llegó la invitación? ¡Ni falta que hace! Pues la treintena de este valiente y admirable sello –siempre al pie del cañón en la complicada y valiosa misión de apoyar y promocionar los valores musicales- no precisa de tal parafernalia. Al contrario, ellos celebran sus treinta años con una modestia directamente proporcional a su amor por la música y con un detalle que bien vale la espera de tres décadas por lo especial que resulta: la publicación de su recopilatorio “Flor y Nata: 30 años no son nada / 30 anys no són res”, un disco de 21 cortes que recoge la esencia de lo que ha sido la historia de este referente en la promoción y edición de artistas a través de una cuidada selección de novedades exclusivas, avances de discos y covers o remixes de algunas de sus bandas.
Fruto de ello, 30 años no son nada / 30 anys no són res ofrece un tracklist que, a pesar de la dificultosa tarea que supone tener que resumir un catálogo cultivado durante tantos años y nutrido de numerosas bandas –sus ediciones cuentan, entre otros, con trabajos de Teléfono Rojo, Los Summers, Telegrama o Los Bikinis-, conmemora en una sola sesión de pop, power-pop, indie, rock, punk y punk-pop la esencia de una compañía eternamente joven y emergentemente experimentada.

¿La prueba? La tenemos desde el primer segundo, desde el primer giro que da el Cd en nuestro reproductor y que nos lleva a escuchar los primeros acordes de lo nuevo de Sushi y Wasabi –el dúo sevillano compuesto por Mai Vega y Dani Kussa se lanza al french-style con Rouge étoile, un tema de ritmo marcado pero suave y de melodía pegadiza, que marca el inicio de su salto hacia el Lp que grabarán íntegramente en francés y japonés-.

Tras ellos, Emmett promueven una transición de puro pop con Cosmonautas del olvido –corte que defenderá sobre las tablas Angel S. Guil, quien ahora se acompaña de banda para seguir alegrándonos con sus composiciones-, un cambio de tercio que se vuelve más radical con la electrónica de Myvestal –el dúo astur-madrileño de electro-vintage aporta al trabajo colectivo su Don’t trust anyone, un mix de sintes, hammond y voces reverberadas en torno a estribillos que crecen a medida que avanzan- y que, como si de un bumerang se tratase, retorna al punto de partida con B-SOS, grupo que con La voz del tiempo nos devuelve a las estrofas poperas, esta vez de aires más juveniles pero igualmente potentes.

En la quinta y sexta parada de este fantástico repertorio nos espera Lady Lillian, pseudónimo que sirve de nombre al proyecto más personal de Rafa Calatayud, y que abre ante nosotros un mundo de pop cargado de matices y detalles que podemos disfrutar por partida doble con Cirugía y Reencuentro antes de dejar reposar toda nuestra sensibilidad al ritmo de Carlos Siles, que nos lleva con su En esta horrible ciudad al universo poético, tranquilo y envolvente de la canción de autor.

Los siguientes puestos continúan haciéndonos salivar con novedades y recuerdos. Así, los noventa más grunge se hacen presentes con el afamado Oye! de Prozack -¡arriba esas guitarras y esas dulces reminiscencias de indie-rock con voces cargadas de reverb y mezcladas con contundentes melodías!- y con el “american rock” de Lipzia y sus inéditos A solas y Tóxica –nuevo Lp en camino, ¡oh, sí!-, temas que vienen seguidos de la rabia y el ímpetu de Los 4 señores -¿quién podría rechazar un baile con Susi? ¿Alguien sería capaz de no levantarse a dejarse llevar por los ritmos de un sesentero Rhythm & Blues proveniente de grandes del género venidos de formaciones como Kamenbert, brighton64, Killwatts o Wom!A2?- y de la inquietud sonora de The 59 sound, que con su power-pop de riffs y animadas estrofas capitaneadas por una voz característica cierra una parte de estos 30 años no son nada / 30 anys no són res con Tu atracción.

Pero no, no es que aquí termine la excursión por el amplio camino que nos permite recorrer Flor y Nata en este disco. ¡Ni pensarlo! Si de cierre hablamos, es porque tras las propuestas de The 59 sounds entramos en otro tramo, en un espacio marcado por preciosos covers y suculentos remixes –sin olvidar el intercalado Tengo mucho duende (Got my mo-jo working) de Los 4 señores, que aparece ya en la duodécima posición del tracklist-. Es el caso de Rescue Blues de Ryan Adams (ahora en manos de The 59 sounds), Space Oddity de Bowie (presentado aquí, en directo, bajo la reinvención de Porzack), Groenlandia de Zombies (más melódico y alegre tras pasar por el tamiz de Emmerson), Enamorado de la moda juvenil de Radio Futura (clásico siempre vivo, esta vez gracias a Los Tuercas), Enfermera de Noche de La Mode y Cena recalentada de Golpes Bajos (ambas, ochenteras obras de nuestra música patria, revisadas por No-Frosth), I feel you tonight de GEM (traída a nuestra lengua como Yo te siento así, en voz y música de Colorado) y En esta noche, colofón musical a cargo de Fenómeno Dj y Sepúlveda Dj, artífices de esta transformación del hit de Emmerson.

¡A la mierda las orgiásticas fiestas de Ronaldo que inundaron las páginas de los diarios en sus mejores tiempos y al garete las lujosas recepciones en palacios de nombres impronunciables! Si la treintena ha de celebrarse, que sea así.

¡Por muchos años más de Flor y Nata Records!

Share This