UA101349465-1

elpadre_g

Un viaje hacia el duelo.

Por Eduardo Boix

En la historia de la literatura la figura del padre ha sido clave en su desarrollo. No puede haber tema más universal que la relación familiar. Muchos son los autores que han tratado las relaciones paternofilialies, pero Kafka a mi entender fue su máximo exponente con su Carta al Padre. Bien es cierto, que dentro del campo familiar las Cartas a Teo de Vincent Van Gogh, son posiblemente una de las obras más universales conocidas y tal vez desgarradoras.
El padre de Sharon Olds editado por Bartlebyes un mazazo en toda regla. Existen libros que agitan, que conmueven, que rebosan, este literalmente te desgarra por dentro. El doctor dijo: “Usted me pidió que le dijera/
cuando no se pudiera hacer nada más./ Se lo digo ahora.” Estos versos del poema Su quietud, pueden ser buena muestra de lo que nos encontramos en este poemario. Medio centenar de poemas que nos traspasan el alma y el corazón. La enfermedad, la certeza de la muerte sobrevuelan cada una de las piezas de este libro que, como toda la obra de Olds nos introduce en su mundo, reconocible para cualquiera. El último día de la vida de mi padre/ lo bañaron por la mañana, doblaron la sábana a su cintura,/ yo me senté con ellas y lo lavaron, clavículas,/ hombros, costillas, pecho, la piel ocre,/ irregular. Por la ventana veía/ la montaña de California y sus pliegues/ y pensé cómo habrá sido cuando fue hecha, suave,/ tibia, maleable, pensé en mi padre antes,/ casi líquido, insignificante, dentro de su madre./ Sharon Olds hilvana recuerdos, temores y dolor con maestría construyendo atmósferas como si de una novela se tratase. Porque este poemario es la historia de una pérdida, como otra cualquiera, en la que todos nos podemos ver reflejados.
El padre de Sharon Olds es una de las obras de duelo más interesantes de los últimos años. Cada poema es como un gran llanto, una elegía completa y reunida en mas de medio centenar de poemas deslumbrantes y duros a partes iguales. La poesía de Olds pellizca y retuerce siempre. Es vida y muerte al mismo tiempo, es dolor y pasión por un padre que se va consumiendo. Estamos ante una de las obras de duelo más desgarradora de los últimos años. Yo lo celebro, porque tiene mucho de verdad y de vida, aunque le hable a la muerte a la cara. Un libro imprescindible.

Share This