Historia de una venganza

Por Susana Flores García

Leyes de fuego es la novela con la que debuta Sergio Milán Jerez, un thriller en el que nuestro protagonista, Oliver Segarra un joven empresario barcelonés y socio de la exitosa compañía Everton Quality se deja llevar por la venganza y el poder.

También conoceremos a Jhon Everton, Brian Everton y Gabriel Radebe, socios de Oliver y personajes que tendrán una gran importancia en esta novela. Algunos son víctimas en las primeras hojas, otros sin embargo tienen cosas que ocultar, pero sin duda se convertirán en ejes centrales de la trama.

Todo comienza cuando consiguen cerrar uno de los proyectos más importantes para la empresa, en ese momento empiezan a ocurrir una serie de crímenes entorno a ella y por los que alguien tendrá que responder…

Oliver aparenta tener una vida tranquila, perfecta, llena de éxitos y con una familia ejemplar, pero no todo es lo que parece. Años atrás, cuando Oliver es tan solo un niño presencia como secuestran a su hermana Ariadna Badía, a la que violan y asesinan, dejando a la familia destrozada y cambiando su vida por completo.

Este episodio hace que el sentimiento de culpabilidad por no haber podido evitarlo sea cada vez mayor y decida urgir el plan perfecto para vengarse.

Encontramos también diferentes personajes que, de manera directa o indirecta, terminaran siendo víctimas de las circunstancias en las que se mueven. Pero de las cuales los responsables tampoco saldrán bien parados.

La novela termina con un final abierto, que deja claro una segunda parte y varios círculos por cerrar dentro de esta historia que, a pesar de finalizar gran parte de ellos, nos deja varias cuestiones en el aire.

Violencia, crimen, sexo, drogas y corrupción, son los principales temas que encontramos en esta historia, que a pesar de tener una lectura ágil y que te presente a su principal personaje como un hombre sin escrúpulos a la hora de hacer justicia siendo el “bueno” de la historia, personalmente no ha conseguido engancharme tanto como me habría gustado. Un buen argumento, pero con demasiados personajes que hace difícil seguir el hilo de la trama.

Algunas escenas típicas en cuanto a sexo, que además de no ser muy buenas, llegan incluso a ser machistas y a enfocarse solo en el físico de la mujer haciendo de ella un mero objeto, con un vocabulario bastante pobre y que desde mi punto de vista son totalmente de relleno.

Podemos decir que, a pesar de ser evidente que es su primera novela, Sergio Milán es bastante prometedor, tanto por su buena narrativa como por su manera de hilar varias tramas dentro de una; hacer que él lector se plante la moralidad de nuestro protagonista y que, a pesar de no engancharte de manera brutal, seas incapaz de dejar el libro sin acabar y no saber como terminan los diferentes personajes.

Share This