Adulterio de Paulo Coelho.

k

por Gemma Juan Giner

La barrera de los 30 es dura. Tengo la misma profesión que ella, la misma edad y al igual que ella, una pareja perfecta. Quizás lo único que me diferencia de ella es que yo no tengo hijos, y tampoco los quiero. Estoy hablando de Linda, la protagonista de Adulterio, novela de Paulo Coelho.

Soy feliz. Tengo el trabajo que quiero, en una ciudad que me gusta y con la pareja que quiero. Pero al parecer, tengo la obligación de tener hijos. Creo que somos muchas las que nos planteamos muchas cosas al cumplir los 30 años. ¿Soy feliz?, ¿estoy haciendo lo que quiero o estoy haciendo lo que la gente espera de mí?

Linda está en un momento delicado de su vida. Lo tiene todo y a la vez no es feliz. Pero, ¿qué es lo que falla?, ¿la rutina? Todo cambia cuando el periódico donde trabaja le ofrece la oportunidad de entrevistar a Jacob, un exnovio de la infancia, ahora convertido en un reputado político, que trastornará la mente de Linda, todavía un poco más.

A veces es bueno plantearse dudas. Muchas veces sí necesitamos un cambio en nuestra vida pero, otras, sin más, son momentos de incertidumbre totalmente sanos. Y lo mismo ocurre con las parejas. Según los expertos, cada ciertos años sufren una crisis. Y eso no conlleva rupturas, ya que las crisis también pueden ser sanas. De alguna, son fases de la vida que debemos ir pasando. En eso consiste la vida, en evolucionar.

Pero Linda está en un momento de su vida en el que tiene una necesidad constante de
impresionar a la gente como cuando era una niña. Por lo tanto, la historia de Linda plantea una cuestión: ¿Qué supone la barrera de los 30 para una mujer?, ¿momentos de cambios?,
¿sensaciones de arrepentimiento?, ¿sensaciones de desperdicios de vida?

Linda tiene pánico a que las cosas cambien, pero al mismo tiempo siente un gran deseo de vivir algo diferente. Y Jacob se convierte en el impulso que ella necesita. Gracias a él, la protagonista se siente con fuerzas de contarle su secreto a su marido. Y es que Linda, se pasa la vida tratando
de ser mejor que los demás, tanto en el trabajo como en la vida personal, y no es fácil equilibrar las dos facetas.

Dicen que uno no elige su vida. Es la vida la que lo elige. Nos ha podido reservar alegrías o tristezas, pero nosotros decidimos qué hacer con ellas. Linda, durante una parte de la novela, luchará por un amor no correspondido, pero, ¿vale la pena, aunque seamos libres, para amar a quien queramos?

La situación de pánico es la que lleva a Linda a actuar de la manera en que lo hace. Decide ir en dirección contraria, desafiando el peligro. Ella sabe que no es la única. La gente tiene tendencia a la autodestrucción. Pero por casualidad, o porque la vida ha querido ponerla a prueba, Linda encuentra a alguien que la agarra por el pelo, tanto en sentido literal como figurado, y la sacude hasta hacerla respirar. Una gran lección del gran Paulo Coelho que no os podéis perder.

nos encontrarás en

Share This