ANNABELLE de Lina Benstsdotter.

k

por Ana Olivares

El romanticismo llega a la novela negra. 

“Hace muchos, muchos años
en un reino junto al mar,
Vivió una doncella que tal vez conozcas
llamada Annabel Lee;
Y esta doncella vivía sin otro pensamiento
que amarme y ser amada por mí “

E. A. Poe.

Los versos de Poe nos transmiten el suspense medido, la desesperación vital y el tenebrismo que encontraremos en esta novela escandinava titulada Annabelle. Se trata del evocador debut literario de Lina Benstsdotter con el que inicia la serie titulada “Los Crímenes de Gullspång”. Y que ha sido galardonada como Mejor Debut del Año y nominada al Mejor Libro del Año. De hecho, esta novela ha tenido una gran acogida a nivel internacional por lo que no es de extrañar que pronto veamos a dicha autora como una de las más vendidas en este 2019. Y dejando a un lado las críticas de prensa, lo que realmente encontraremos leyendo Annabelle, es una novela de género negro con guiños de thriller que nos deja un buen sabor de boca.

Charlie Lager es nuestra protagonista. Forma parte de la Brigada Operativa Nacional de Estocolmo, liderada por Challe- su jefe-; quien le asigna el caso de Annabelle Ross: una joven de diecisiete años, desaparecida en Vӓstergӧtland, un tranquilo pueblo llamado Gullspång, en el que nunca pasa nada. (Sólo en la ficción, ya que su autora es de esa misma localidad y sabemos que para escribir la novela se inspiró en un atroz crimen infantil que ocurrió allí hace años).
Charlie y Anders, su compañero de brigada, se centrarán en resolver el caso que tienen entre manos. Mediante sus tirantes conversaciones comenzaremos a descubrir más datos acerca de esta policía atípica. Como su carácter reservado para ocultar una inteligencia nata y sin embargo con una personalidad algo caótica en cuanto a sus problemas de alcoholismo y su lio con un compañero de la oficina. A ella no le importa el qué dirán, salvo que se guarda mucho de “destacar” en su trabajo y no tiene reparos en acostarse con quien le apetezca, sin ataduras, sin remordimientos. Y su compañero en este caso, Ander es el contrapunto perfecto para sacar de lo turbio de su mente, nuevas pistas.

Debemos tener en cuenta que nuestra protagonista se dirige al mismo pueblo en el que se crio de pequeña junto a una madre alcohólica y desequilibrada; un lugar del que pudo escapar entregándose al sistema que le ofreció una familia de acogida (de la que probablemente sabremos en futuras entregas); un lugar en el que no le espera nada, más que recuerdos dolorosos. Obviamente lo hace por Annabelle, por su trabajo, porque desea saber si sigue viva o muerta, y en última instancia descubrir quién o quienes han tenido algo que ver con su desaparición.
Una trama que alterna el trabajo de investigación con viajes al pasado de nuestra protagonista para ofrecernos la tensión justa que necesitamos para adentrarnos en el mundo oscuro que nos aguarda como lectores. Encontraremos argumentos convincentes y un final inesperadamente locuaz que nos dejará helados.

Regresar al lugar donde dejaste enterrados los fantasmas del pasado, adentrarte por ese camino oscuro al que juraste no volver para demostrar que aún queda algo de humanidad en ti; es posible cuando el alma aún no se ha terminado de corromper con los estigmas del presente envenenado.

¿A qué esperas para descubrir dónde está la doncella Annabelle?

 

nos encontrarás en

Share This