Concierto Elefantes. 16 de Marzo sala la Llotja, Elche.

k

por Ana Olivares

Una noche inolvidable iluminada por la “Primera luz del día”. 

Tras el concierto de Shuarma cantando para Bowie del viernes 15, la noche siguiente nos esperaba un encuentro con Elefantes. Y es que este fin de semana se ha adelantado la primavera en nuestra ciudad de palmeras pues florecieron gratas emociones gracias a dos días intensos llenos de sorpresas. De nuevo, en la sala de conciertos La Llotja, y ahora sin sillas de por medio, pudimos cantar, bailar, saltar y dar rienda suelta a nuestra pasión por la música acompañados por uno de los mejores grupos del panorama español, con más de veinte años de directos a sus espaldas.
El año anterior iniciaron la gira de su último y octavo disco “La primera luz del día”, pudimos verlos en el Elche Live Music Festival (2018), y ahora de nuevo, nos deleitaron con un repaso de sus nuevos temas como Isabel, Cada vez, Loco, junto con canciones con míticos colaboradores que claro está no pudieron asistir, como Duele o la versión de Te quiero de José Luis Perales, que ya se han convertido en un referente indispensables en sus conciertos; y por supuesto, algunos otros temas que nos transportaron al pasado, a sus inicios y a los nuestros cómo seguidores con Azul o Me gustaría poder hacerte feliz. Esto sólo es un repaso de los diversos temazos que se marcaron.
Por otro lado, tenemos que confesar que se notó un poco la ausencia de Jordi Ramiro, batería del grupo; y digo un poco, porque trajeron a un compañero que lo sustituyó y que supo estar a la altura de las circunstancias en su ejecución. En este sentido, debemos agradecer a Elefantes su dedicación y compromiso musical, por lo que los asistentes no dudaron en corear el nombre de Jordi y aplaudir con todas sus fuerzas para infundirle ánimos y desearle una pronta recuperación. Creo que este fue uno de los momentos más emotivos del show, además de demostrarnos una vez más lo fácil que es para ellos hacernos sentir parte del espectáculo, coreando sus canciones como himnos retenidos en la memoria. Y es que al día siguiente imagino que más de uno seguiría tatareando algunos estribillos en su mente como un mantra.
Hablar de Elefantes es hablar de magia, luz y esperanza. Sus melodías y letras nos ayudan a sonreír incluso cuando todo parece perdido, y aunque también tienen temas que nos acompañan en esos momentos difíciles, poseen esa esencia propia que los hace un grupo único e irrepetible.
Algo que se debería reconocer más dentro del panorama musical español, que por fortuna en estos últimos años está viviendo un “hermanamiento” en el cuál todos tienen cabida y su lugar. De momento, nosotros, desde Letras en Vena, estamos esperando ya el próximo concierto de Elefantes… ¿Y vosotros?, ¿Tenéis ya vuestra entrada?

 

nos encontrarás en

Share This